Cuba prueba su vacuna contra la COVID-19, denominada Soberana 2, en los primeros voluntarios. Es la más avanzada de las cuatro dosis en las que trbaajan. (Foto: captura pantalla Cubavisión)
Cuba prueba su vacuna contra la COVID-19, denominada Soberana 2, en los primeros voluntarios. Es la más avanzada de las cuatro dosis en las que trbaajan. (Foto: captura pantalla Cubavisión)

El proyecto de vacuna contra el Abdala se convirtió en el segundo de los cuatro que desarrolla en pasar a la fase dos de ensayos clínicos, anunció la televisión local. El primer fármaco fue Soberana 2, bautizado así por el poema dramático de José Martí.

MIRA: Estados Unidos: Adelantan parto de mujer víctima del COVID-19 y salvan la vida de sus bebés

Unos “800 voluntarios sanos o con patologías compensadas, de 19 a 80 años”, participan en la segunda etapa de ensayos clínicos de Abdala que comenzó en Santiago de Cuba (sureste), señaló el telediario local, tras subrayar que durante la primera fase “reveló una respuesta imunológica positiva”.

El otro es Mambisa (nombre de las mujeres cubanas durante la lucha por la independencia en el siglo XIX), todavía en fase I y el único de los cuatro que se administra con un spray nasal.

El Instituto Finlay de Vacunas (IFV) de La Habana trabaja en otros dos proyectos: Soberana 1, que comenzará este este mes su segunda fase de ensayos clínicos, y Soberana 2, el más avanzado de los cuatro y actualmente en fase II-B.

El director del IFV, Vicente Vérez, dijo el 22 de enero que Cuba tiene “la capacidad de fabricar 100 millones de dosis” de Soberana 2 para el 2021, y que el objetivo es lanzar la campaña de vacunación en el primer semestre de este año.

El país no ha adquirido dosis en el mercado internacional ni forma parte de los 33 países latinoamericanos que se han sumado al Mecanismo Covax, creado con el auspicio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para favorecer un acceso equitativo a las vacunas para naciones de ingresos medios y bajos.

Restricciones

Con el fin de contener la propagación del COVID-19, las autoridades cubanas implementaron desde el 14 de enero unas 50 medidas de prevención en La Habana y otras provincias, que incluyen el cierre de escuelas, restaurantes, bares y playas, así como la suspensión del transporte público por las noches.

La actual tercera ola de la pandemia provocó el retroceso en la desescalada en casi todo el país excepto -de momento- en dos provincias, con medidas para frenar los contagios como el cierre de los centros educativos, bares, restaurantes y playas, y restricciones en el horario del transporte público.

Todas las personas que ingresen al país a partir del 6 de febrero deberán aislarse en hoteles o centros de confinamiento luego de someterse a una prueba de PCR en el aeropuerto.

Las autoridades sanitarias comunicaron que el país acumula hasta el momento 43.484 contagios y 291 decesos, y alertaron además sobre la muerte de 75 personas durante febrero, el número más elevado registrado en un mes.

VIDEO RECOMENDADO:

EE.UU. vuelve a aceptar a solicitantes de asilo en su territorio

TE PUEDE INTERESAR: