Según la investigación, el freno a la producción de proteínas reduciría la réplica viral del SARS-CoV-2 en células infectadas. (Foto: AFP)
Según la investigación, el freno a la producción de proteínas reduciría la réplica viral del SARS-CoV-2 en células infectadas. (Foto: AFP)

Un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica Federal de Zúrich, en Suiza, anunciaron que han descubierto “un punto débil” del nuevo coronavirus (), que provoca la mortal enfermedad del .

Se trata del hallazgo de un método teórico para frenar el mecanismo de producción de proteínas y que podría ser la base para futuros fármacos contra el coronavirus. La investigación ha sido publicada ya por la prestigiosa revista .

Allí se explica que el freno a la producción de proteínas reduciría la réplica viral del SARS-CoV-2 en células infectadas, un “talón de Aquiles” del coronavirus contra el que muy pocos fármacos se han mostrado eficaces.

MIRA: EE.UU.: ¿Qué planea Joe Biden para dar más facilidades a la inmigración legal al país?

La investigación, que se ha hecho en colaboración de expertos de las universidades de Berna, Lausana y Cork (Irlanda), se basa en el hecho de que que las células producen proteínas mediante uno de sus elementos, el ribosoma, que las sintetiza mediante la lectura del ácido ribonucleico (ARN) en secuencias de tres letras.

Según explican, para replicarse en una célula infectada, los virus necesitan que el ribosoma tenga una anomalía en esa lectura del código genético del ARN, denominada “cambio de marco” (frameshifting, en inglés), mediante la cual solo lea una o dos letras del ácido ribonucleico en una secuencia.

El coronavirus necesita de estos “cambios de marco”, en general raros en las células humanas, para reproducirse, por lo que cualquier componente que consiga garantizar que esa lectura incorrecta del ARN nunca se produzca puede debilitar significativamente al virus.

El estudio no concreta qué componente o fármaco determinado podría eliminar las lecturas incorrectas del ARN. Esta investigación pasará a manos de investigadores farmacéuticos.

Con información de la agencia EFE.