Papa Francisco y misionero argentino Pedro Opeka (Foto:  Tiziana FABI / AFP)
Papa Francisco y misionero argentino Pedro Opeka (Foto: Tiziana FABI / AFP)

El primer ministro de Eslovenia, Janez Janša, propuso esta semana como candidato al al padre Pedro Opeka (72 años). Este cura y misionero argentino de ascendencia eslovena fue nada menos que alumno de Teología de Jorge Bergoglio, el actual . Con décadas de actividad misionera, es conocido por haber fundado en Madagascar la comunidad de Akamasoa, que significa “Buenos Amigos” en lengua malgache.

MIRA: Circula falso video de rescate de joven huanuqueño: es del 2019 y pertenece a colombiano llamado Johan

“Mi congregación pidió misioneros para la isla de Madagascar, porque no había. Y en aquel momento en Argentina se vivía bien, había sólo 3% de pobres, yo no quería huir de Argentina e ir a África para decir que me voy para un país más exótico. No, no fue eso. Fue realmente por ideal y cuando salí de Argentina lloré, lloré porque dejé una tierra que quería, mis padres, mis hermanas, hermanos y amigos”, contó Opeka en una entrevista con el portal Infobae, en 2018.

Se instaló en Madasgacar en 1976, cuando tenía 28 años. Comenta que se ganó la confianza de la población gracias al fútbol. Opeka había entrenado en la Tercera División del Club Vélez. De hecho, pensó en convertirse en futbolista profesional, pero al final la vocación de servicio pudo más. No obstante, la pelota sería un vehículo para establecer vínculos en la isla africana.

“Me metí a jugar al fútbol con la gente. Los domingos después de misa me venían a buscar para llevarme a la cancha. Y jugaba con ellos. Eso los sorprendió muchísimo. ¿Qué hacía un blanco jugando con un negro?, se preguntaban. Ahí nació una nueva imagen: corriendo estábamos de igual a igual, con las mismas chances. Y hasta me convertí en goleador del equipo”, contó al medio argentino Página 12.

África

Los primeros 15 años estuvo en Vangaindrano, al sudeste de la isla. El trabajo consistía en asistencia sanitaria, educativa y hasta crear puestos de trabajo. Luego se trasladó a Antananarivo, la capital del país. Allí vio una imagen que lo conmovió totalmente: cientos de niños peleaban con animales por comida en un basural.

“Me quedé mudo. Yo dije ‘acá no tengo derecho a hablar, aquí hay que actuar’. Esa noche no pude dormir, levanté las manos, me puse de rodillas en mi cama y dije ‘Señor, ayúdame a hacer algo por esta gente’”, contó el propio padre a Infobae.

En 1989 funda Akamasoa, una localidad donde esperaba darle calidad de vida a aquellos que vivían en los basurales. Su proyecto consistió en construir casas, dar servicio de salud y educación para los más necesitados.

De acuerdo con la Santa Sede, hoy en la comunidad de Akamaso personas y familias que antes no tenían hogar viven en más de cuatro mil casas de ladrillo. Asimismo, se ofrece a los niños y jóvenes una educación integral, desde el jardín de infantes hasta la universidad. En la actualidad, unas 13 mil personas están incluidas en el sistema escolar, señala el portal Vatican News, medio oficial del Vaticano. Akamasoa también cuenta con seis clínicas, tres hospitales y 18 campos deportivos, pues no puede faltar el fútbol, una de las pasiones de Opeka.

El papa se reencontró con el misionero en 2019, cuando visitó Madagascar. “Hemos demostrado en Akamasoa que la pobreza no es un destino ineludible, sino que fue creada por la falta de sensibilidad social de los líderes políticos que han olvidado y dado la espalda a las personas que los eligieron”, manifestó en aquella ocasión el sacerdote, a lo que Francisco respondió: “Digámoslo con fuerza, la pobreza no es un destino ineludible”.

VIDEO RECOMENDADO

TROME | Miraflores: Sereno del distrito besó a una mujer que fue intervenida la noche del 14 de febrero

TE PUEDE INTERESAR