La resolución establece que Keiko ni incumple restricciones al reunirse con Miguel Torres y Lourdes Flores. (Foto: El Comercio)
La resolución establece que Keiko ni incumple restricciones al reunirse con Miguel Torres y Lourdes Flores. (Foto: El Comercio)

La Sala Penal de Apelaciones Especializada en Crimen Organizado declaró fundada la apelación a la prohibición de comunicarse con testigos de investigación fiscal por el caso Odebrecht presentada por la defensa de . Así lo anunció la abogada de la investigada, Guilliana Loza, en sus redes sociales.

MIRA: Preció del balón de gas bajará hasta S/ 11 con retorno del GLP al fondo de estabilización, dice el Minem

La representante legal de Fujimori indicó en su cuenta de Twitter que, de esta manera, se dejó sin efecto la orden de regla de conducta que impedía a la excandidata presidencial tener comunicación con Miguel Torres y Lourdes Flores.

“Sala declaró fundada nuestra apelación y dejó sin efecto el apercibimiento decretado por el Juez Zúñiga. La regla de conducta está referida a los testigos que tengan la calidad de falsos aportantes, tesis que sostuvimos en audiencia”, escribió Loza en sus redes sociales.

MIRA: SJL: Abogados y secretaria salen libres por muerte de mamita

“La defensa ha señalado que los testigos Lourdes Flores y Miguel Torres no tienen la calidad de falsos aportantes”, sostiene la resolución.

Previo a ello, el fiscal José Domingo Pérez había solicitado que se revoque la orden de comparecencia con restricciones que se dictó contra Keiko Fujimori y se imponga prisión preventiva, al considerar que la lideresa de Fuerza Popular había incumplido con las reglas de conducta que la Segunda Sala Penal de Apelaciones Nacional le impuso.

De acuerdo al pedido, el fiscal sostenía que Keiko Fujimori incumplía las reglas impuestas por una sala superior, en la resolución que dispuso su excarcelación en 2020, como la de comunicarse con testigos vinculados al caso de los presuntos aportes ilícitos a sus campañas 2011 y 2016.

Luego de ello, una resolución del juez Víctor Zúñiga estableció la prohibición de que Keiko Fujimori se comunique con coimputados y testigos de las investigaciones por el caso Odebrecht. Por tal motivo, se había determinado que la lideresa política incumplió las medidas restrictivas de la comparecencia que pesan en su contra al establecer contacto con el excongresista y la exlideresa del Partido Popular Cristiano (PPC).