Artista peruano elaboró esculturas de Francisco Bolognesi, Alfonso Ugarte y otros héroes, a tamaño natural, y con tanto realismo que hasta simula expresiones y poros de la piel. (Walt Wizard / Municipalidad de Surco / Trome)
Artista peruano elaboró esculturas de Francisco Bolognesi, Alfonso Ugarte y otros héroes, a tamaño natural, y con tanto realismo que hasta simula expresiones y poros de la piel. (Walt Wizard / Municipalidad de Surco / Trome)

Estamos a solo unas semanas de celebrar los l, tiempo en el cual nuestro país ha tenido que celebrar varias guerras para mantenerse como estado y en algunas de ellas perdió territorios claves. De allí nacen nuestros héroes más queridos como Miguel Grau, Alfonso Ugarte, Francisco Bolognesi y José Quiñonez. Aquí cinco de las guerras que libró el en dos siglos.

LA GUERRA CON LA GRAN COLOMBIA (1828-1929)

En los inicios de la república, el Perú tuvo que enfrentarse a la Gran Colombia, el estado nacido de los actuales países de Colombia, Venezuela, Panamá y Ecuador. Instigado por Simón Bolívar, que recelaba de un Perú grande y fuerte, la Gran Colombia reclamó el dominio de las provincias de Tumbes, Jaén y Maynas. El Perú, por su parte, reclama la devolución de la provincia de Guayaquil, anexionada de facto por Bolívar antes de su entrada a territorio peruano. Guayaquil, gran puerto y astillero, siempre se reclamó peruano. El gobierno de Lima, incluso ofreció a cambio la provincia de Jaén. Bolívar, además, estaba enemistado con el Perú porque nuestro país ayudó a la recién fundada Bolivia, a liberarse del yugo vitalicio del libertador, invadiendo ese país con sus tropas.

La guerra se dividió en dos campañas, la marítima y la terrestre. La primera resultó favorable al Perú, que ocupó el puerto de Guayaquil, mientras que la campaña terrestre fue inconclusa. La batalla más importante fue la del Portete de Tarqui, en Cuenca, Ecuador. No hubo victoria para nadie. Debido a que las acciones se quedaron estancadas, sin un vencedor ni un vencido, se firmó el Tratado Larrea-Gual o Tratado de Guayaquil, por el que se mantuvo la situación territorial previa al estallido de la guerra, quedando como base de referencia la antigua frontera virreinal para una posterior delimitación.

Bolívar, tras independizar el Perú, se enfrentó a él al mando de la Gran Colombia.
Bolívar, tras independizar el Perú, se enfrentó a él al mando de la Gran Colombia.

GUERRA DE LA CONFEDERACIÓN PERUANO-BOLIVIANA (1836-1839)

La actual Bolivia siempre estuvo ligada al Perú por historia, cultura y geografía. Incluso, durante siglos fue conocida como el Alto Perú. Años antes de la independencia nacional, España decidió entregar el territorio, para una mejor administración, al Virreinato del Río de la Plata. Cuando Simón Bolívar entra el Perú en 1823, una vez ido José de San Martín, y tras derrotar a los españoles en Junín y Ayacucho, decidió emprender la campaña del Alto Perú, encomendándole la tarea a José Antonio de Sucre. Una vez culminada la tarea, en lugar de regresarlo al Perú, como siempre había sido, el dictador venezolano decidió crear un país nuevo: Bolivia, incluso tomando como base su nombre.

MIRA: INEI: Población alcanzó los 33 millones de habitantes en el año del Bicentenario

No fue sino hasta 1836 que el Mariscal Andrés de Santa Cruz, héroe de las Batallas de Junín, entonces presidente de Bolivia, forjó la creación de la Confederación Perú-Boliviana, constituida por tres estados: El Estado Nor-Peruano, el Estado Sud-Peruano, ambos creados con la división de la República del Perú, y el Estado Boliviano, república que no fue dividida. El nuevo estado estuvo bajo el mando supremo de Santa Cruz, quien asumió el cargo de protector de la Confederación Perú-Boliviana en 1836, mientras era presidente de la República de Bolivia (1829-1839). La Confederación tuvo una existencia de tres años, pues peruanos como el general Agustín Gamarra y Felipe Santiago Salaverry se opusieron y socavaron desde dentro esta unión. Su derrumbe se inició luego que el estado Nor-Peruano decidió apartarse de la confederación. También por la intervención militar de Argentina, receloso por la existencia de un país fuerte, y Chile, que intervino por motivos geopolíticos y porque los opositores refugiados en ese país, pidieron ayuda al gobierno de Santiago. El puntillazo final fue la batalla Yungay, que determinó la expulsión de Santa Cruz.

Mapa de la Confederación Perú-Boliviana de 1836. Efímero estado que unió a los dos países.
Mapa de la Confederación Perú-Boliviana de 1836. Efímero estado que unió a los dos países.

GUERRA ENTRE PERÚ Y BOLIVIA (1841-1842)

La Guerra de la Confederación Peruano-Boliviana no habían enterrado las aspiraciones de unir a ambas regiones tan parecidas entre sí. Por ello, en 1841, Agustín Gamarra, presidente del Perú, intenta anexar Bolivia (la exAudiencia de Charcas colonial), lo que costó la vida al presidente peruano el 18 de noviembre de 1841. El Ejército de Bolivia, al mando del general José Ballivián, ocupó las provincias peruanas de Moquegua, Puno, Tarapacá, Tacna y Arica. El desalojo de las tropas bolivianas en el sur del Perú se lograría por la mayor disponibilidad de recursos materiales y humanos del Perú. Al final de la contienda se firma el Tratado de Puno el 7 de junio de 1842.

La guerra se inició cuando las tropas peruanas dirigidas por el presidente Gamarra iniciaron la marcha hacia Bolivia el 1 de octubre de 1841, cruzando la frontera al día siguiente. Luego de avanzar sin encontrar resistencia, el 15 de octubre entraron a La Paz sin combatir, pero el manifiesto de Ballivián para oponerse a los invasores pronto tuvo acogida. Es así que se llega a la batalla de Ingavi, el 18 de noviembre de 1841. Allí se enfrentaron tropas bolivianas al mando de José Ballivián con tropas peruanas al mando de Agustín Gamarra, venciendo las tropas bolivianas, matando al general Gamarra.

La derrota del Ejército peruano dieron a Ballivián y al Ejército boliviano la oportunidad de contraatacar e invadir territorio peruano, acercándose al Cuzco y amenazando con buscar la anexión del puerto de Arica. Las tropas bolivianas ocuparon las provincias de Tacna, Arica y Tarapacá.

La guerra con Bolivia que terminó en nada. Años turbulentos.
La guerra con Bolivia que terminó en nada. Años turbulentos.

LA PRIMERA GUERRA CON ECUADOR (1858-1860)

No fue sino hasta el 13 de mayo 1830 que Ecuador fue un estado independiente tras la disolución de la Gran Colombia. Su territorio se erigió sobre la base de los territorios de la antigua Audiencia de Quito, más Guayaquil. No hizo reclamos sobre Tumbes, Jaén y Maynas. Pero entre 1841 y 1842 Ecuador inició públicamente su reclamo al Perú de los territorios de Jaén y Maynas, incitado por el derrocado gobernante peruano-boliviano Andrés de Santa Cruz y algunos de sus partidarios refugiados en Guayaquil, tras el fin de la Confederación Perú-Boliviana. Para sustentar su reclamo, el Ecuador hizo una interpretación tergiversada del Tratado de 1829 con la Gran Colombia. Los años pasaron y en 1956 ese país tenía como presidente al general Francisco Robles, quien para pagar la cuantiosa deuda por la independencia a Inglaterra, negoció el pago con la entrega de territorios, parte de los cuales eran del Perú. Además, Ecuador entró en guerra civil hasta con 4 mandatarios al mismo tiempo. Fue así como el presidente Ramón Castilla, al mando de una flota de 15 navíos y 5 mil hombres bloqueó la costa del país vecino y entró a Guayaquil. Luego de negociar con el caudillo más fuerte, se suscribió el Tratado de Mapasingue, que anuló el contrato con los ingleses.

Primera guerra con Ecuador. Imagen del bloqueo al puerto de Guayaquil.
Primera guerra con Ecuador. Imagen del bloqueo al puerto de Guayaquil.


LA SEGUNDA GUERRA CON ECUADOR (1941-1942)

En plena Segunda Guerra Mundial, Perú y Ecuador volvieron a enfrentarse militarmente por disputas en la fronteras de ambos países. Esta guerra no declarada comenzó el 5 de julio de 1941 y como consecuencia de ello el 29 de enero de 1942 se firmó el Protocolo de Paz, Amistad y Límites de Río de Janeiro de 1942.

Las fuerzas armadas peruanas ocuparon militarmente las provincias ecuatorianas El Oro, Loja, Napo Pastaza y Santiago Zamora.

LEE TAMBIÉN: Protagonista de “El último bastión” aprendió historia del Perú grabando la serie por el bicentenario de la independencia

Según el Perú, fue el Ecuador quien violó el statu quo de 1936, cuando desde ese año y hasta principios de 1941, las fuerzas ecuatorianas atacaron diversos puestos peruanos a lo largo de la frontera. En ese sentido, las fuerzas peruanas solo habrían ejercido un acto de represalia reconocida en el derecho internacional, con el objetivo obligar a Ecuador manu militari a respetar los derechos del Perú sobre su territorio, sin tener un móvil de conquista o desmembración territorial; tan así que, tras la firma del protocolo de Río de Janeiro, el Perú desocupó esos territorios y no exigió indemnización de guerra. En este conflicto se inmoló en su avión el héroe militar José Quiñonez y tuvo destacada participación como estratega el mariscal Eloy Ureta.

LA GUERRA DEL PACÍFICO (1879-1884)

La más nefasta de todas. Perú perdió sus provincias históricas de Arica y Tarapacá a manos de Chile, apoyado por Inglaterra, que ambicionaba las riquezas del sur peruano.

El conflicto se inició así. En febrero de 1878, Bolivia estableció un nuevo impuesto a la empresa chilena Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta (CSFA), en violación del tratado de límites de 1874 que prohibía nuevos impuestos o el aumento de estos. Chile protestó y solicitó someter el pleito a un arbitraje, pero el Gobierno boliviano, presidido por Hilarión Daza, consideraba el asunto como interno y sujeto a la jurisdicción de las cortes bolivianas. Chile insistió y le advirtió que no se consideraría ligado al tratado limítrofe de 1874 si Bolivia no suspendía el impuesto. Por el contrario, Daza rescindió la licencia a la compañía chilena, embargó sus bienes y los puso a remate. El día del remate, el 14 de febrero de 1879, las fuerzas militares chilenas ocuparon la población boliviana de Antofagasta sin resistencia, una ciudad mayoritariamente habitada por chilenos, y avanzaron en pocos días hasta el paralelo 23°S.

Perú, que había firmado con Bolivia un Tratado de Alianza Defensiva de carácter secreto, ordenó preparar sus fuerzas militares y simultáneamente envió un diplomático a Chile para mediar. Ante el avance chileno en territorio disputado, Bolivia se declaró en estado de guerra contra Chile el 1 de marzo de 1879. Tras la negativa de Perú a permanecer neutral, Chile declaró la guerra a ambos aliados el 5 de abril. El 6 de abril, Perú declaró el casus foederis, es decir, la entrada en vigor de la alianza secreta con Bolivia.

La infausta guerra con Chile que nos quitó Arica y Tarapacá. Aún no se cierran las heridas.
La infausta guerra con Chile que nos quitó Arica y Tarapacá. Aún no se cierran las heridas.

Mejor preparada y apertrechado por Inglaterra, Chile desde un inicio tuvo la iniciativa de la guerra y venció a los peruanos uno a uno en Arica, Tarapacá y Tacna. Luego de la campaña en Lima, terminó por derrotar a los nacionales y se quedó para siempre con Arica y Tarapacá, aunque devolvió Tacna.

VIDEO RECOMENDADO

TROME | Bombero pelea con perrito y se roba toda la atención mientras reportera presentaba una noticia
Bombero pelea con perrito y se roba toda la atención mientras reportera presentaba una noticia (Video: TVAzteca)

TE PUEDE INTERESAR