Roxana Crisólogo explora la migración en 'Kauneus (la belleza)'. (Foto: Joanna Lindén-Montés)
Roxana Crisólogo explora la migración en 'Kauneus (la belleza)'. (Foto: Joanna Lindén-Montés)

La migración, los viajes, la familia y el Perú se encuentran en los poemas de Kauneus (la belleza) de , publicada bajo el sello Intermezzo Tropical, gracias a una beca del Ministerio de Cultura. La poeta, que vive en Finlandia, resalta que su escritura siempre está conectada con la realidad.

TAMBIÉN LEE: MICAELA CHIRIF: “LA MUERTE FORMA PARTE DE LA VIDA” | ENTREVISTA

Hay una referencia muy fuerte al Perú en Sé lo que se siente estar en una guerra, sobre todo, en los versos: La buena hija que salió del país/el país que me abandonó. ¿Extrañas el Perú?

Por supuesto. A veces las circunstancias de la vida hacen que vivas en otros países. Las migraciones ocurren por diferentes razones y hoy, más que nunca, la gente transita de un lado al otro. Las migraciones es un movimiento imparable. Ni siquiera los muros o las políticas antiinmigración consiguen detener este proceso, que es inherente al ser humano: vives en otro lugar que no es tu patria.

Somos ciudadanos del mundo.

Poco a poco. Las migraciones de los peruanos han sido por motivos económicos o por la guerra interna en los 90. Luego, ya en los 2000, muchos peruanos decidieron estudiar o vivir en otros países.

Como sucede en Postales, que recorres el mundo con tu mirada poética.

Kauneus es un viaje a mi niñez, que es San Juan de Miraflores, pero también es un viaje externo porque he estado en diferentes ciudades del mundo. Hay circunstancias en la vida donde puedes estar en el aeropuerto de Estambul y, de repente, informan que hay un peligro de bomba y nosotros, como peruanos, al menos las de mi generación, hemos sido ‘entrenadas’ a escuchar bombas por el terrorismo. Son poemas que escribo en relación a mi mirada sobre los otros.

'Kauneus (la belleza)' fue publicado por el sello independiente Intermezzo Tropical. (Difusión)
'Kauneus (la belleza)' fue publicado por el sello independiente Intermezzo Tropical. (Difusión)
TAMBIÉN LEE: MELINA LEÓN, DIRECTORA DE ‘CANCIÓN SIN NOMBRE’: “ES TRÁGICO QUE ESTA HISTORIA TIENE UN LUGAR PORQUE NUESTRO SISTEMA DE SALUD ES MUY POBRE” | ENTREVISTA

Kauneus (la belleza) es un homenaje a las mujeres que luchan incansablemente contra el machismo que existe en la sociedad.

El patriarcado es un sistema que define las relaciones de poder determinada, que ponen en una situación de subalternas a las mujeres. Este grupo no es una minoría. En el poema El viaje escribo cuando fui sola a la ciudad de Ramala, en Palestina, y no pasó nada.

Partiendo de este verso de Bismutol: Son 35 alumnos/el futuro del Perú, ¿cuál es tu visión de la educación peruana comparándola con la finlandesa?

Bismutol es un personaje que existe. La poesía y mi fuente de inspiración están conectadas con la realidad. Todo lo que he escrito en este poemario es verídico. Me apoyé en el colegio donde enseña mi hermana en Lima. Les estuve tomando fotos a varios alumnos y, entre ellos, había a uno que llamaban Bismutol porque era asmático. Me contó que quería irse del país porque sentía que, en ese lugar, no había nada. Volviendo a tu pregunta, mi experiencia con la escuela finlandesa fue gracias a mi hija. Es pública y se paga con los impuestos de todos. Muchas veces escucho que quieren vender un colegio con el ‘paquete de la escuela finlandesa’, pero es un contrasentido porque está concebida como un proyecto de educación pública. En Perú, los profesores trabajan en condiciones inhumanas. Los alumnos de educación pública son abandonados por el Estado y, en época de pandemia, es mucho peor. Aquí todos los estudiantes tienen una laptop y una señal de internet supersónica. En Finlandia no hay escuelas privadas. Es todo lento y con mucho acompañamiento. Aquí los responsables de la educación son los profesores, no los padres.

¿Cómo ves el feminismo en el Perú?

Está avanzando. No sucede lo mismo que en Chile, Argentina o México, que nos llevan la delantera, pero en Perú va tomando forma a nuestro ritmo. No tienes que ser parte de un colectivo feminista. Quizás no te das cuenta que ya eres feminista cuando estás luchando por respeto y tu voz. Es lo más sano para el Perú.

Uno de tus poemas aparece en los muros exteriores del hospital Larco Herrera.

Es una idea interesante. En Creo que han tenido las mejores intenciones, pero cuando se trabaja como gestora cultural tienes que tener un concepto, el cual, hasta el momento, no me ha quedado claro. Además, no se ha consultado a varias poetas, como a mí, si queríamos participar. Yo me enteré por una nota en un diario. Tal vez se les pasó, pero mi mayor crítica es el concepto: la poesía no es decorativa ni es un adorno; no es para ponerse en una pared para que se vean bonitas. Y son las paredes del Larco Herrera durante una emergencia sanitaria que ha mostrado la crisis de la salud pública y mental. Tomar las paredes de un centro de salud mental sin dialogar con lo que está sucediendo, personalmente, me hace mucho ruido. Yo hubiera preferido que exista ese diálogo. Ojo, no hablo por las demás poetas, pero a mí no me consultaron.

¿Se debe visibilizar más la poesía feminista del interior del Perú?

Yo trabajo con proyectos de escritores inmigrantes. Imagina que los mismas peruanas sean tratadas como inmigrantes en Perú. Pero las poetas limeñas no vamos a ir a ‘rescatar’ a las poetas del interior del país porque ellas también se movilizan, tienen colectivos y hacen sus festivales de poesía. Hay que recoger las iniciativas y no hay que paternalizarlas. Por eso no me gusta decir que voy hacer algo para visibilizarlas porque tienen sus propios canales donde se están manifestando y publican sus libros. Tampoco se les debe tratar como unas niñas porque tienen voces muy potentes en la región: ya están visibilizadas.

TE PUEDE INTERESAR