La pandemia afectó a muchas personas, pero a la vez sirvió para unirlos más y sobrevivir. Esto ayudó a crear la olla común ‘El Mirador’. Fotos: Trome.
La pandemia afectó a muchas personas, pero a la vez sirvió para unirlos más y sobrevivir. Esto ayudó a crear la olla común ‘El Mirador’. Fotos: Trome.

Desde 1998, Jessica Bazán Calisto ayuda a su comunidad. Inicialmente servía como traductora para que los adultos mayores quechuahablantes pudieran comunicarse con los demás. Años más tarde quiso formar un comedor popular, pero la municipalidad pedía muchos documentos y su iniciativa no prosperó. Sin embargo, y la falta de trabajo la motivaron a formar una olla común en la asociación ‘El Mirador’, en una zona alta de Ate.

TE PUEDE INTERESAR: Transformers: Fanático confeccionó trajes de los robots de famosa película

“La pandemia afectó a muchas personas, pero a la vez sirvió para unirnos más y sobrevivir. Creamos la olla común ‘El Mirador’ y en ese momento no importaba quién tenía más. Algunos apoyaban con víveres y otros cocinaban. Íbamos a los mercados a recolectar donaciones en productos o recogíamos verduras que se botaban. La situación era muy difícil, pero nunca nos dimos por vencidas”, cuenta esta ama de casa y madre de cuatro hijos.

MIRA ESTO: Estibador huancavelicano ha representado a Perú en festivales de Europa

APOYO

Empezaron repartiendo 25 almuerzos, ahora doblan esa cantidad a diario. “Backus y TECHO nos han apoyado con víveres y el mejoramiento de la infraestructura de la cocina. Agradecemos el apoyo que nos brindan porque gracias a eso podemos seguir alimentando a varias familias”, indicó Bazán Calisto, quien resalta que las mamitas se turnan para cocinar todos los días.

Iba a los mercados a recolectar donaciones en productos o recogía verduras que se botaban. Fotos: Trome.
Iba a los mercados a recolectar donaciones en productos o recogía verduras que se botaban. Fotos: Trome.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Peruano que se respeta | ‘Ramset’: ‘El freestyle ayuda a los jóvenes’

Está convencido que en su barrio de San Juan de Lurigancho hay mucho potencial para esta movida, por eso, él seguirá guiando a los niños y adolescentes que quieran entrar y seguir en este mundo.

A los 13 años, Josue Toval Zavaleta, conocido como ‘Ramset’, descubrió su gusto por el freestyle (rap e improvisación). Fotos: Trome.
A los 13 años, Josue Toval Zavaleta, conocido como ‘Ramset’, descubrió su gusto por el freestyle (rap e improvisación). Fotos: Trome.

A los 13 años, Josue Toval Zavaleta, conocido como ‘Ramset’, descubrió su gusto por el freestyle (rap e improvisación) y desde entonces no ha parado. Ha participado en diferentes campeonatos, uno de ellos ha sido el , donde no llegó a la final, pero su presentación se ganó el aplauso de sus compañeros.

Hoy, con 22 años, impulsa a los jóvenes de San Juan de Lurigancho a continuar en el mundo del freestyle, pues señala que este estilo musical entretiene la mente, desarrolla las habilidades de improvisación y aleja los vicios.

“El freestyle es más que un hobbie, es una forma de expresión, por eso, practicarlo nos ayudará a comunicarnos mejor. Antes no se difundía mucho este estilo porque no era bien visto por algunas personas, ahora es todo lo contrario. Hasta competimos en eventos internacionales. Yo, por ejemplo, participé en España hace dos años”, cuenta ‘Ramset’, quien estudió música un par de meses en la Biblioteca Nacional.

Está convencido que en su barrio de San Juan de Lurigancho hay mucho potencial para esta movida, por eso, él seguirá guiando a los niños y adolescentes que quieran entrar y seguir en el mundo del rap y la improvisación.

MÁS INFORMACIÓN: