Nunca imaginó ser bodeguera porque era muy tímida, no podía enfrentarse al público y no se veía en ese escenario. Logró superar eso por ellas y sus hijas.  | Foto: José Rojas / Trome.
Nunca imaginó ser bodeguera porque era muy tímida, no podía enfrentarse al público y no se veía en ese escenario. Logró superar eso por ellas y sus hijas. | Foto: José Rojas / Trome.

A los 19 años, Miriam Aguilar Marca llegó a Lima con muchas ganas de trabajar y juntar dinero para cumplir sus metas en la vida. En el camino salió embarazada y, para poder estar más tiempo con su bebita, en 2009 se animó a abrir una bodega en el distrito de .

“Empecé el negocio con un familiar. Nunca imaginé ser bodeguera porque era muy tímida, no podía enfrentarme al público y no me veía en ese escenario. Pero mi hija venía en camino y tenía que pensar en su futuro y en el mío. Surgió esta oportunidad y la tomé. Ahora estoy en mi cancha cuando atiendo a los clientes”, contó con entusiasmo esta pujante ayacuchana, ahora de 37 años.

MIRA: Mi Bodeguita | Alicia Salvatierra Silva: “Trato a mis clientes como mis amigos”

Desde el 2013 maneja sola su tienda. No ha sido un camino fácil, pues ha tenido que repartir su tiempo entre el negocio y el cuidado de sus hijas Alba (12) y Andrea (10), pues es madre y padre para ellas.

“Sé que mi esfuerzo no ha sido en vano, mis niñas son inteligentes, maduras y responsables para su edad. Sé que ellas entienden cómo es mi trabajo y, por eso, valoran más lo que tienen. Antes de la pandemia me acompañaban en el local; ahora, debido al colegio y por prevención, están en casa. No las descuido, siempre estoy llamándolas para ver qué están haciendo o cómo están”, expresó Aguilar, quien confesó que es una mujer de retos.

Miriam ha aprendido la importancia de fidelizar a sus clientes, ya sea con una atención amable, llamándolos por sus nombres si son ‘caseritos’, preguntándoles cómo están… Todo esto genera un vínculo amical entre vendedor y consumidor. “La Asociación de Bodegueros del Perú me dio asesoría gratuita para mejorar en algunos aspectos. Estoy agradecida por el apoyo. Sé que aún debo seguir aprendiendo cosas”, resaltó.

La bodega ‘Alba & Andrea’ está ubicada en la avenida Militar 162, en Lince, altura de la cuadra 16 de la avenida Arequipa. La atención es de lunes a domingo desde las 8 de la mañana hasta las 8 y 30 de la noche.

MÁS INFORMACIÓN: Pongo el Hombro: Aquí tu fecha y lugar de vacunación contra la COVID-19.

Concurso

Para reconocer el gran trabajo que realizan los bodegueros de todo el país, incluso en pandemia, Indecopi lanzó el concurso ‘Mi bodega favorita 2021’. El mismo dueño o los clientes pueden inscribir el negocio hasta el 7 de mayo (https://forms.gle/5F1KsaDXJ7CxLWw86). Más información en .

¿Cómo mejorar la atención al cliente en tu tienda?

1. Recibe a las personas con una sonrisa (aunque estemos con la mascarilla se transmite con la mirada).

2. Ofrece más canales de atención para los pedidos delivery (llamadas, WhatsApp o Facebook).

3. Si te equivocaste en sacar la cuenta o en dar un producto, acéptalo y pide las disculpas del caso.

4. Recibe las sugerencias de tus clientes. Tal vez te piden mejorar en una u otra cosa.

5. Usa las fechas especiales para fidelizar. Se viene el Día de la Madre, puedes sortear una canasta de víveres o cajas de chocolates.

TE PUEDE INTERESAR: