Diario de una migrante. Todas las semanas, en Trome.pe.
Diario de una migrante. Todas las semanas, en Trome.pe.

Cuando en septiembre de 1945 se le dio fin a lo que se conoció como la Segunda Guerra Mundial, nadie imaginaría en ese entonces todas las barbaridades que con los meses y con los años se llegarían a destapar, dejando a la luz del mundo entero un sin fin de atrocidades perpetuadas por los nazis, y comandadas por uno de los peores genocidas de la humanidad como fue el alemán . Si bien su suicidio en abril de ese año no significó el final de la guerra, fue el augurio de que pronto Japón y sus aliados tendrían que rendirse. Y así fue.

De la Segunda Guerra Mundial, lo más atroz de todo, incluso de millones de pérdidas humanas, fue la capacidad y ensañamiento que un hombre como Hitler,tuvo para llevar a cabo los crímenes de millones de judíos ancianos, jóvenes, niños, mujeres embarazadas, hombres, negros, latinos, homosexuales, discapacitados, etc. Lo mismo daba que fueses judío o africano, tu destino sería el mismo. Esa determinación de aniquilar a toda una raza, o un grupo étnico ha sido motivo de incontables estudios científicos durante décadas, porque en la cabeza del ciudadano común no cabe tal hazaña (si así puede llamarse a tan nefasto episodio de la historia universal).

El Reich de 1.000 años que Hitler prometió llegó a su fin al cabo de 12 años. (Getty Images).
El Reich de 1.000 años que Hitler prometió llegó a su fin al cabo de 12 años. (Getty Images).
TE PUEDE INTERESAR: La historia de Mariely Chacón, la venezolana que dio la vida en altamar por sus dos hijos

Décadas más tarde, vimos desde diferentes partes del mundo otra muestra humana de maldad, cuando un . El mundo nuevamente se quedó atónito ante el ataque terrorista. Miles de personas murieron inocentemente. Todo porque un sujeto, por allá en el Medio Oriente, con una deformación extremista de su religión y sus creencias radicales consideró que debía matar a miles de civiles por no estar de acuerdo con un país, con una cultura y con su sistema de gobierno.

Murió Abimael Guzmán: así se llevó a cabo la captura del cabecilla de Sendero Luminoso
El líder del grupo terrorista Sendero Luminoso falleció a los 86 años debido a complicaciones en su estado de salud. Guzmán cumplía cadena perpetua en el Centro de Reclusión de Máxima Seguridad de la Base Naval del Callao. Recuerda cómo fue su captura.

Nuevamente, los estudiosos, analistas y expertos trataban de explicarle a los mortales como usted que me lee (y como yo). ¿Cómo puede un ser humano ejecutar a otros seres humanos de manera tan irracional, tan desconectada de todo remordimiento? Aún no lo entiendo.

Una vista aérea de la Zona Cero en el World Trade Center, quince días después de los ataques del 11 de septiembre del 2001. En este lugar se levantaban las imponentes Torres Gemelas. REUTERS
Una vista aérea de la Zona Cero en el World Trade Center, quince días después de los ataques del 11 de septiembre del 2001. En este lugar se levantaban las imponentes Torres Gemelas. REUTERS

Recientemente, la cara del mal en el Perú, , dejó de existir. Y con este hecho se mueven los recuerdos de quienes vivieron y vieron de cerca la cantidad de muertes que dejó su triste paso por nuestra historia contemporánea.

TE PUEDE INTERESAR: Cinco enseñanzas que deja la migración venezolana | DIARIO DE UNA MIGRANTE, por Desiré Mendigaña

Un personaje siniestro que daba lecciones y ejemplos de vida, dejando cadáveres regados como papas en plazas y zonas campesinas. Guzmán y su séquito del mal, dejaban terror por donde pasaban y ese terror hizo que miles de peruanos de diferentes partes del país, migraran y huyeran de los continuos ataques terroristas que azotaban principalmente, a la capital limeña. Durante los años en que Sendero Luminoso estuvo activamente operante en el Perú, se estiman que al menos provocó la muerte directa de entre 31000 y casi 38000 personas, según datos entregados por la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR). Nuevamente nos asalta la necesidad de entender qué pasa por la mente de una persona como Abimael Guzmán o cualquiera de los que conformaban su grupo terrorista.

Narcisista. Los siquiatras podrían señalar una infancia complicada para explicar qué convirtió a Guzmán en un asesino en masa. (Foto: AFP)
Narcisista. Los siquiatras podrían señalar una infancia complicada para explicar qué convirtió a Guzmán en un asesino en masa. (Foto: AFP)

La brutalidad con la que operaba esta organización terrorista no encontraba límites a la hora de enviar su mensaje al pueblo peruano: campesinos pobres, dirigentes sindicales, autoridades elegidas popularmente y democráticamente; o incluso políticos de izquierda que no estaban de acuerdo con las prácticas de Guzmán, así como ataques a los bienes privados e infraestructuras del Estado como las continuas voladuras de torres de alta tensión o la destrucción con explosivos de carreteras, puentes, ferrocarriles y refinerías, amén de los coches-bombas en diferentes puntos de la ciudad y ataques a la población civil más pobre, en el que numerosos policías y militares perdieron la vida.

TE PUEDE INTERESAR: El chavismo destruye la niñez hasta fuera de Venezuela | ‘Diario de una migrante’

Entonces, haciendo retrospectiva en este tema de nuestra historia contemporánea, recordando que el terrorismo mutiló a familias enteras, separó forzosamente a quienes se quedaron en un país en tinieblas, y los que migraron a otras latitudes (como fue el caso de mis padres que migraron a Venezuela) en búsqueda de un mejor futuro; parece inconcebible que, ante el fallecimiento de este personaje malévolo y siniestro, haya políticos o congresistas que aboguen por la piedad y compasión a los restos mortales de Guzmán. Sencillamente, inconcebible. Y es que parece hasta ofensivo, intentar ser compasivo con alguien que en vida dejó tanto dolor.

Definitivamente, cada cierto tiempo hay que repasar la historia de un país, de una época, de un continente, para no repetir las malas decisiones que pueden entorpecer el futuro de una nación. Como bien lo dijo el poeta y filósofo estadounidense de origen español Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana “Quien olvida su historia está condenado a repetirla”. Una frase que permanece escrita en la entrada del bloque número 4 de lo que fue uno de los peores destinos de millones de judíos: el campo de concentración de Auschwitz.

TE PUEDE INTERESAR: