Ni una Menos: Mujer denuncia agresión, su pareja implora perdón para no ir a la cárcel y le echa la culpa al alcohol

Una mujer de San Borja , el último caso de Ni una Menos en Lima, denunció que su pareja la violentó y que ya salió libre. 

Ni una Menos
Ni una Menos
Ni una Menos
Ni una Menos
Ni una Menos
Ni una Menos
Ni una Menos

¡Ni una Menos ! Inesita Casas Robles es la nueva víctima de la violencia contra la mujer imperante en el Perú. Y es que esta madre de familia fue agredida brutalmente por el padre de su hija, Hebert Alexander Núñez Díaz en su casa de San Borja.

Según denunció la mujer en Facebook, el pasado jueves 16 de noviembre fue interceptada por Núñez Díaz mientras caminaba por San Borja con su madre y su hija de 10 meses. El sujeto estaba borracho, semidesnudo y atacando a cuanto transeúnte se cruzara por su camino.

Asustada por el bienestar de su madre y su hija, Casas Robles abordó un taxi para escapar, aunque su agresor logró entrar en el vehículo. Una vez en su casa, la abuela y la niña se escondieron mientras el sujeto insultaba a su pareja y rompía todo lo que encontraba a su paso.

Núñez Díaz le reclamó a Casas Robles que hubiera salido a festejar el triunfo de Perú. La amenazó de muerte si terminaba la relación y también le aseguró que se llevaría a su hija mientras rompía la puerta de su habitación a golpes y patadas.

En medio del forcejeo, el agresor rompió una ventana ocasionando que uno de los vidrios saltara y cortara el rostro de Casas Robles. Momentos después, el sujeto la amenazó con uno de los pedazos rotos y luego intentó cortarse la yugular.

El agresor se metió al baño y las mujeres aprovecharon para escapar de la casa. Al llegar a la Clínica Especialidades Médicas la atendieron y después la enviaron a la Comisaría de San Borja para sentar su denuncia por violencia familiar.

Casas Robles denunció que la policía minimizó la agresión argumentando que solo fue un accidente y que el sujeto no premeditó su accionar. Cuando Núñez Díaz llegó a la Comisaría de San Borja tenía una evidente actitud violencia que obligó a los efectivos a encerrarlo en un cuarto independiente.

Finalmente, la mujer alertó que su agresor fue liberado dos días después y pidió justicia y garantías para su vida y la de su bebé. Asimismo, adjuntó pruebas en Facebook que evidenciarían que Núñez Díaz la contactó para pedirle que retire la denuncia.

'Ines me han dado 9 años de cárcel. Por favor ayúdame antes de que me lleven a la cárcel. Perdón, jamás quise algo malo para nosotros. Por todo eso yo jamás volveré a tomar', se lee en los mensajes que le envió a la agraviada.

TAMBIÉN PUEDES LEER

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

Ir a portada