Roxana Janeth Vargas Cáceres (34), fue atrapada por policías del grupo Terna Chiclayo.
Roxana Janeth Vargas Cáceres (34), fue atrapada por policías del grupo Terna Chiclayo.

Cuando comía un suculento plato de caldo de gallina, antes de tomar el bus rumbo a Jaén, Roxana Janeth Vargas Cáceres (34), fue atrapada por policías del grupo Terna , por estar involucrada en el asesinato de su esposo, ocurrida en junio del 2019, en San Juan de Miraflores.

Sobre ella pesaba una orden de captura por el delito de homicidio calificado. Al enterarse de esta medida dada desde el 17 de mayo de este año, escapó a Chiclayo, pero tenía pensado viajar a Jaén. Estaba cerca de una agencia de transporte interprovincial, pero antes de abordar el bus, decidió comerse un caldito de gallina.

Puede ver: De un balazo abaten a sujeto que tomó de rehén a una policía en comisaría

Los agentes de civil llegaron a la calle Francisco Cuneo Salazar y Cajamarca, y la intervinieron en una carpa en plena vía pública. Fue trasladada a la comisaría del sector.

El crimen fue en junio del 2019 cuando pistoleros tocaron la puerta de la vivienda de la víctima, Luis Enrique L. H. (43) y le dispararon a quemarropa, sin aparente motivo alguno. La víctima murió en forma instantánea. De los atacantes no se supo nada. En las investigaciones se determinó que su esposa, Roxana Vargas Cáceres, estaría involucrada en el crimen y fue incluida en la lista de personas con orden de requisitoria.

Puede ver: Atrapan a 16 sujetos por entrar a terreno con armas y explosivos



Detienen a padre e hijo homicidas

Agentes de la Sección de Homicidios de la División e Investigación Criminal (Divincri) de Chiclayo  , cuyo fallecimiento en un primer momento se creyó que se debía a una caída accidental.

Se trata de Segundo Artidoro Tineo Carrasco (58) y su hijo Denys Segundo Vicente Tineo López (25), quienes son investigados por el homicidio de su familiar Diomedes Torres Tineo (55), en el asentamiento humano Nuevo Jerusalén Cristo Redentor del pueblo joven Cruz de la Esperanza.

Detectives del Grupo Nº 3 de Homicidios de la Divincri Chiclayo, tras recibir la declaración de vecinos de la zona, donde fue encontrado el cuerpo de Torres Tineo, tomaron conocimiento que dos de sus familiares lo habrían asesinado tras discutir por la disputa de un terreno.

Si bien el diagnóstico inicial de la muerte de Torres Tineo fue traumatismo facial severo por precipitación, las indagaciones hechos por los detectives a Denys Tineo López, en un interrogatorio preliminar, reveló que su padre Segundo Tineo Carrasco, asesinó a su tío y para ello utilizó una varilla de fierro de 35 centímetros.

Los agentes de inmediato procedieron a la detención del sindicado, quien negó todo; sin embargo, continuaron con las diligencias con participación de la Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Turno de Chiclayo, a cargo de Janet Olenka Galarcep Solis.

Según detectives de Homicidios, Tineo Carrasco y la víctima mantenían discrepancias marcadas de hace bastante tiempo, al parecer, por la propiedad de un terreno en el distrito lambayecano de Olmos. La tarde del martes, en que la víctima cumplía años, ambos discutieron fuertemente recordando el problema que tuvieron, lo cual desencadenó en la brutal agresión que terminó con la vida del vigilante.

Además, se conoció que cuando familiares de la víctima empezaron a buscarlo y preguntaron a Tineo Carrasco, sobre su paradero, este les dijo que desconocía; sin embargo, fue encontrado sin vida a pocos metros de su casa. Según la Policía, el detenido habría pedido a sus familiares que nieguen la presencia de la víctima en su vivienda la tarde en que fue asesinado.


También lee: