Chiclayo: Reyerta inició con la quema de colchones en los pabellones 'A' y 'B'. (Foto: Sandro Chambergo)
Chiclayo: Reyerta inició con la quema de colchones en los pabellones 'A' y 'B'. (Foto: Sandro Chambergo)

¡Terrible1 Dos presos muertos y uno herido es el resultado que dejó el motín dentro del penal Picsi de Chiclayo, que se originó la tarde del último viernes 17 de abril cuando unos reclusos quemaron colchones alegando temor a un posible contagio de coronavirus. El Instituto Nacional Penitenciario informó que las víctimas son: Marco R. V. y Carlos P. S., cuya muerte fue por arma punzocortante.

A través de un comunicado, el INPE detalló que la reyerta inició con la quema de colchones en los pabellones 'A' y 'B', lugar donde también se destruyó parte de la infraestructura del penal. Luego, reos del pabellón 'C', 'D' y máxima seguridad, se unieron a los actos de indisciplina y violencia con el objetivo de fugar del penal.

“Conforme a los protocolos de seguridad, el personal penitenciario exhortó a los internos a deponer su medida de fuerza y al persistir en su inconducta procedió a retomar el orden, activándose de inmediato el Plan de Contingencia, contando con el apoyo de la Policía Nacional para extremar las medidas de seguridad externa”, detalla el documento.

Pareja Sotero, quien pertenecía al pabellón de máxima seguridad, pereció por una herida realizada con un arma punzocortante; sin embargo, la causa que originó el deceso de Rodríguez Vargas aún no ha sido comunicada.

En tanto, el interno herido fue identificado como Arnold Condor Acuña y fue evacuado al hospital Las Mercedes. En redes sociales, algunos usuarios publicaron un video donde se aprecia la llegada de este sujeto al nosocomio.

El INPE comunicó del hecho a la Defensoría del Pueblo y el Ministerio Público, quienes realizarán las investigaciones para determinar si la forma de proceder fue dentro de los márgenes de legalidad.

INCIDENTES

Como se conocía en primera instancia, la revuelta inició alrededor de las 3:35 de la tarde de ayer. Además, uno de los reclamos de los internos habría sido la exigencia de mejoras en la atención que reciben dentro del establecimiento penitenciario.

Enterados de la reyerta, familiares de los presos llegaron al lugar para conocer la situación de sus parientes. Sin embargo, un cordón policial no los dejó pasar. Su preocupación aumentó cuando visualizaron una humareda proveniente del penal.

Motín se registra un día después de que un interno falleciera cuando era trasladado al Hospital Las Mercedes. Pese a su deceso, aún se espera los resultados de la prueba para determinar si padecía de coronavirus.