Huánuco. Ricardo Isuiza López admitió su crimen ante la Policía. (Mininter)
Huánuco. Ricardo Isuiza López admitió su crimen ante la Policía. (Mininter)

“Si, yo la violé y la estrangulé con una sábana porque me reconoció”. Esta es la confesión de Ricardo Isuiza López (22), quien la mañana del jueves ingresó a la casa de su vecina de 14 años y la atacó sexualmente cuando dormía, ocurrido en la provincia de Marañón en la región . El homicida fue capturado 15 horas después por la Policía cuando fugaba a otro caserío.

El atroz crimen ocurrió en la avenida Brasil, cuadra 4, en el centro poblado Paraíso, en el distrito de Cholón. Según la propia confesión preliminar de Isuiza López ante los detectives de la División de Investigación Criminal de Huánuco de la Dirincri, él pasó a las 2:00 a.m. por la casa de su víctima de 14 años y a través de la ventana vio que ella dormía.

Empujo la puerta que no tenía seguro y se dirigió al ambiente donde se encontraba la menor, le tapó la boca y abusó sexualmente de esta. “Ella me reconoció. Le dije que no gritara. Por miedo a que me delate la estrangule con una sábana y luego me escapé”, narró a los custodios.

El homicidio fue descubierto por sus padres al amanecer y de inmediato denunciaron a la Policía. Hasta el lugar llegó el fiscal José Bustamante Martínez, titular de la Segunda Fiscalía Provincial Penal de Leoncio Prado, quien dirigió todas las diligencias.

Los peritos de criminalística recogieron huellas aprovechables dejadas por el asesino en el lugar de los hechos como bellos púbicos y restos de semen.

A las 5:00 p.m. del jueves, luego de un operativo en toda la provincia, los agentes detuvieron a tres sospechosos. En el caso de Ricardo Isuiza López se le halló restos de semen en su pantalón y no supo que decir inicialmente pero finalmente terminó admitieron que él había dado muerte a su vecina de 14 años.

Este es el segundo feminicidio que ocurre en pleno estado de emergencia. El anterior caso sucedió el 23 de marzo la ciudad de Arequipa. Cinthya Xesmena Torres Huamán (36) fue asesinada a cuchilladas por su pareja Rubén Castro Ortiz quien también fue capturado.