Pese a los esfuerzos por controlar el caos dentro del mercados como El Arenal y Santo Domingo de Guzmán, en , por parte de las autoridades que conforman el equipo multisectorial, se evidenció gran aglomeración de amas de casa convirtiendo los centros de abasto en focos infecciosos del .

Policías, militares y serenos hicieron su mayor esfuerzo para hacer que las mas de casa ingresaran a los mercados de Ica en forma ordenada y respectando el metro de distancia para evitar posibles contagios de coronavirus; sin embargo, el problema fue al interior de los centros de abasto.

Dentro de los merados las amas de casa adquirían sus productos de primera necesidad sin respetar la distancia exigida.

Lo peor fue la falta de transporte público, lo cual empezó a generar aglomeraciones en los exteriores.

La falta de transporte se debió a que la mayoría de choferes que hacen servicio público son varones y ellos no podían salir porque no les correspondía, según la medidas dictadas por el Ejecutivo para frenar el avance del coronavirus.

Muchas madres de familia caminaron largos tramos por la carretera Panamericana Sur para retornar a sus hogares.

Por otro lado, la Defensoría del Pueblo expresó su preocupación ante la aglomeración de mujeres en los mercados y paradas del país, a donde han acudido para comprar alimentos. La institución de derechos humanos advirtió que existe un riesgo de contagio de la enfermedad de COVID-19, por lo que solicitó a las autoridades un cambio de estrategia para frenar la asistencia masiva a los centros de abasto.

VIDEOS RELACIONADOS

Coronavirus en Perú: 330 mil pruebas rápidas fueron distribuidas en regiones.
Coronavirus en Perú: 330 mil pruebas rápidas fueron distribuidas en regiones.