Los vecinos del asentamiento humano preparan una olla común ante la crisis económica que afrontan por la pandemia del coronavirus. (Foto: Municipalidad de Lima)
Los vecinos del asentamiento humano preparan una olla común ante la crisis económica que afrontan por la pandemia del coronavirus. (Foto: Municipalidad de Lima)

La Municipalidad de Lima entregó alimentos y víveres a los vecinos del asentamiento humano San Judas Tadeo, en el distrito de Pachacámac, quienes fueron multados por realizar una olla común en un espacio de la vía pública.

En un comunicado, la comuna señaló que, como parte de la iniciativa Manos a la Olla, se entregaron 15 canastas con productos como leche, arroz, lenteja, aceite y azúcar, entre otros; 100 packs de agua y artículos de protección, como guantes, mascarillas y mallas de protección para el cabello, para las personas que preparan los alimentos.

La Municipalidad de Lima señaló que la campaña Adopta Una Olla tiene como objetivo que estos centros comunales de zonas afectadas por la pandemia del COVID-19 logren la autosostenibilidad, a través de un trabajo articulado entre la comuna capitalina, la empresa privada y la sociedad civil.

Además, la Municipalidad de Lima indicó que donó esta semanas insumos a cuatro ollas comunes, ubicadas en el asentamientos humanos Los Rosales, sector Basilio Auqui (Lurigancho - Chosica); 6 de Junio, Collique (Comas); Noveno Sector - Grupo 6, Lomo de Corvina (Villa El Salvador); y Sectores Alto, San Juan de Amancaes (Rímac).

Esta ayuda fue gestionada por la Municipalidad de Lima, a través de Fundación Lima, y contó con el apoyo del equipo del voluntariado municipal. Asimismo, las empresas que deseen colaborar con alimentos pueden ubicar a las ollas comunes en el siguiente enlace: .

-El caso-

Un grupo de vecinos del asentamiento humano San Judas Tadeo, Pachacámac, denunció que personal de fiscalización del citado distrito los multó por realizar una olla común en la vía pública. Incluso, se le impuso una sanción de 8 mil soles al representante de los vecinos.

Los habitantes de dicha zona indicaron que decidieron preparar una olla común debido a la crisis económica que afrontan por la pandemia del COVID-19. En un primer preparaban los alimentos en el interior de una vivienda, pero cuando ya no pudieron acogerlos optaron por ocupar la vía pública.

Tras ello, la Municipalidad de Pachacamac multó a Jaime Espinoza, coordinador de la olla común número 2, con 8 mil soles y desmontó la precaria infraestructura instalada en la calle.

Sin embargo, Elvis Pomez, alcalde de Pachacámac, llegó hasta la zona e informó que se trasladará el módulo de la olla común a otro lugar y será inaugurado el próximo jueves. Agregó que la multa de más de 8 mil soles no será cobrada.