Piura: Sicarios que mataron de 21 balazos a mamita se confundieron con su hermana | FOTOS

Familiares de víctima aseguraron que criminales se equivocaron al asesinar a madre de seis hijas en vez de ‘Loca Lily’ en Piura.

Sicarios se confunden en asesinar
Sicarios se confunden en asesinar
Sicarios se confunden en asesinar

Más sobre:

Piura

Para los familiares de María Elena Ramírez Vílchez (46), los sicarios que la mataron de 21 balazos se confundieron ya que a quien querían matar era a su hermana, Liliana, quien es la que tiene una rencilla con dos mujeres de la banda ‘Los Portilla’ en Piura.

“Mi tía (Liliana Ramírez) tiene un pleito con la familia de Iris Portilla y Ana Portilla, que se encuentran recluidas en el penal de Sullana, creemos que ellas mandaron a los sicarios”, dijo, entre sollozos, Anaís Espinoza Ramírez, hija de la víctima.

Explicó que ‘Los Portilla’ intentaron matar en dos oportunidades a Liliana Ramírez, pero esta se salvó. “Mi mamá se parece mucho a mi tía y la han confundido”, cuando la mujer se encontraba en el bar ‘La Karito’, ubicado en la calle I del asentamiento humano El Indio, en el distrito de Castilla, en Piura.

Los familiares de la madre de seis hijas, tres de ellas menores de edad, aseguraron que ella se encontraba en el bar porque celebraban el cumpleaños de una de sus tías.

“Los sicarios fueron mandados para acabar con la vida de mi tía Liliana (conocida con el apelativo de la ‘Loca Lily’), por parte de la familia Portilla, quienes han jurado tomar venganza contra ella”, recalcó.
EXYERNO
Otra de las hipótesis que manejan los familiares es que los asesinos habrían sido contratados por el exyerno de María Ramírez, quien la amenazó de muerte hace quince días por exigirle la manutención de una de sus nietas.

“Ese sujeto la amenazó con un arma, pues mi mamá le reclamaba por los alimentos de su nieta y a él le ha parecido mal, vino con insultos y dos hombres más a amenazarla. Él podría ser porque anda con ‘Los Portilla’”, añadió. Los restos de la mujer son velados en su vivienda y serán sepultados en el cementerio de Piura.

Por su parte, Karina Ramírez Vílchez, propietaria del bar ‘La Karito’, que recibió tres balazos en el cuerpo, recordó que el ataque fue tan rápido que no tuvieron opción a escapar. “Llegaron dos hombres y pidieron cerveza. Estábamos tomando en familia y nos balearon a todos”, contó.

En tanto, los familiares del músico Adrián Cueva Carmen (35), quien también falleció en el bar producto de un disparo que recibió en la cabeza, guardaron absoluto silencio. Él es velado en su casa, ubicada en la calle José Carlos Mariátegui de Campo Polo, en Castilla, en Piura.

Ir a portada