Puno: Ladrón fue masacrado y su cómplice herido de bala tras robar 35 mil soles en hostal | FOTOS

Los malandros, junto a otros tres delincuentes, provistos de armas de fuego también se llevaron 30 gramos de oro de hospedaje en Puno. Uno de los maleantes fue desnudado, amarrado y golpeado.  

hostal3
HOSTAL1
HOSTAL4

Más sobre:

Asalto,

Puno

En momentos que escapaban tras asaltar con armas de fuego el hostal ‘San Martín’ de donde robaron 35 mil soles y un celular, dos delincuentes recibieron su merecido. Uno de ellos fue atrapado por una turba enfurecida de pobladores que lo desnudó y masacró, mientras que su cómplice fue herido de bala por un agente de la Policía de Tránsito, en la ciudad de Juliaca, en Puno.

Los malandros, junto a otros tres delincuentes, irrumpieron en dicho hospedaje en la intersección de los jirones San Martín y Benigno Ballón, en Puno, en donde sorprendieron a la dueña de este recinto, Justina Chávez Mamani (48), y a su hijo de 10 años.

La mujer se negó a entregar el dinero y los cobardes la golpearon, al igual que a su pequeño. La agraviada se asustó y los llevó a una habitación del cuarto piso de este hostal, en Puno, donde guardaba el dinero. Además, la banda le robó 30 gramos de oro.

FRUSTRADA FUGA

De inmediato, los malhechores escaparon a toda prisa a pie hacia la salida a Huancané, en Puno, pero los gritos de Justina Chávez alertaron a los transeúntes de la zona que fueron detrás de los malandros, quienes hicieron varios disparos.

Aún así, uno de los delincuentes fue capturado por la población y otro resultó herido por un efectivo que caminaba por la zona. El resto de la banda fugó.

La enfurecida turba ató de pies y manos al ladrón, quien gritaba su inocencia. Lo desnudó y masacró, hasta que la policía de Puno lo rescató.

Seguidamente, el malandro golpeado y su cómplice, Javier Peralta Quispe (30), quien tiene una herida de bala en la pierna derecha, fueron trasladados al hospital Carlos Monge Medrano, en Puno.

En poder de Javier Peralta se halló el celular de la empresaria agraviada y una pistola Pietro Beretta, con una cacerina abastecida con 11 municiones. Los agentes de Puno investigan el caso.

Ir a portada