Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

Sunedu niega licenciamiento a la San Luis Gonzaga de Ica, la primera institución pública que no obtiene la autorización

Esta decisión implica que la casa de estudios deberá iniciar un proceso ordenado de cese de actividades en un plazo máximo de dos años. Además, queda impedida de admitir nuevo alumnado.

Sunedu

Se trata de la primera universidad pública que no obtiene la autorización. (Foto: Sunedu)

Se trata de la primera universidad pública que no obtiene la autorización. (Foto: Sunedu)

El Consejo Directivo de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) denegó la licencia de funcionamiento institucional a la Universidad Nacional San Luis Gonzaga de Ica (UNICA), debido a que no cumplió con las ocho Condiciones Básicas de Calidad (CBC) establecidas en la Ley Universitaria. Es la primera universidad pública que no obtiene la autorización.

Esta decisión implica que la casa de estudios deberá iniciar un proceso ordenado de cese de actividades en un plazo máximo de dos años, y queda impedida de capturar nuevo alumnado. A la fecha, la Sunedu ha denegado 22 solicitudes de licenciamiento a igual número de casas de estudio de todo el país.

La UNICA opera desde 1970. Cuenta con cuatro locales en Ica (donde se encuentra su sede central) y tres filiales en Chincha, Nazca y Pisco. Actualmente cuenta con 19.400 estudiantes, 897 docentes y 99 programas de estudio vigentes. Durante el proceso de licenciamiento se desistió de 68 programas.

Principales incumplimientos

El Consejo Directivo de Sunedu encontró las siguientes deficiencias:

Durante el proceso de licenciamiento, la UNICA no logró demostrar el cumplimiento de ninguna de las ocho condiciones que le eran exigidas. Asimismo, evidenció una ejecución insuficiente de su Presupuesto Institucional Modificado (PIM), que incluía recursos asignados por el Estado Peruano para que la casa de estudios pudiera cumplir con las exigencias de la Ley Universitaria.

Adicionalmente, la Sunedu desaprobó el plan de adecuación presentado por la casa de estudios, debido a que no contaba con acciones planificadas concretas y medibles.

Según Sunedu, la UNICA no presentó información completa en sus planes de estudios. Muchos de ellos no indican la modalidad de estudios, el grado académico que otorgan ni el título profesional que alcanzan, no señalan el perfil del graduado y carecen de malla curricular. Además, 20 planes de estudios carecían de documentos de aprobación.

Tampoco la universidad no cuenta con información sistematizada y actualizada sobre sus procesos de admisión.

En cuanto a infraestructura, uno de los locales de la sede Ica tiene espacios modificados que contravienen el Reglamento Nacional de Edificaciones, puesto que disminuyen los espacios de circulación, rutas de evacuación y ventilación adecuada. Además, la universidad no pudo garantizar la sostenibilidad del servicio de agua para el local principal de su sede en Ica.

La UNICA no demostró contar con un Plan de Seguridad que responda a las características ni funcionamiento de la Universidad, y tampoco pudo garantizar la sostenibilidad de los estándares de seguridad propuestos. Además, durante el 2019 se evidenció que incumple su propia normativa al respecto.

No evidenció contar con espacios adecuados para acopiar desechos peligrosos, y no pudo demostrar haber realizado gestiones para el traslado y disposición final de residuos biocontaminados. Tampoco demostró contar con un protocolo para la disposición de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE). Durante las diligencias, se identificó además un incinerador en condiciones insalubres y con infraestructura precaria.

La Sunedu identificó que la casa de estudios carecía de laboratorios o talleres requeridos según su oferta educativa. Se evidenció, asimismo, la falta de ocho laboratorios y talleres que respondan a la oferta de las mallas curriculares de las carreras de Agronomía, Ingeniería Civil y Obstetricia. Además, se constató que los laboratorios y talleres en funciones no contaban con equipamiento y mobiliario adecuado y en buen estado. Finalmente, se detectaron insumos vencidos en diversos laboratorios.

La UNICA no demostró contar con una política de investigación definida y evidenció dificultades para desarrollar estrategias que fomenten la investigación en todas sus facultades. Para el 2019, de los 158 proyectos declarados, el 42% no se vinculaba a ninguna línea de investigación vigente al momento de su aprobación. En los programas de posgrado no evidenció contar con líneas de investigación desarrolladas ni proyectos realizados. Tampoco demostró que hace seguimiento a los proyectos en curso para asegurar la culminación oportuna de las investigaciones.

Asimismo, la unidad a cargo de la promoción y protección de propiedad intelectual no cuenta con personal.Asimismo, la universidad no demostró contar con una regulación adecuada para los procesos de selección y evaluación docente. Su Plan de Capacitación 2019 no permite medir la efectividad de su ejecución, al no contar con metas, indicadores o criterios de medición para determinar su ejecución o impacto.

En cuanto a los servicios complementarios, la UNICA no pudo garantizar la disponibilidad del servicio de salud en todas sus filiales, no destina presupuesto específico para la Oficina de Bienestar Universitario y no demostró contar con servicio psicopedagógico permanente en los locales de su sede principal.

Tampoco garantizó ofrecer al menos tres disciplinas deportivas durante el 2018 ni 2019, al no contar con instructores para los talleres. En cuanto a servicios culturales, no pudo asegurar que se ofrezcan en todas sus filialesLa universidad no demostró contar con acervo bibliográfico físico y virtual adecuado para sus 99 programas académicos. Solo se presentó un listado detallado por facultades.

De acuerdo a la evaluación de la Sunedu, se constató que los mecanismos de mediación e inserción laboral son deficientes. No todas las facultades cuentan con personal asignado para el seguimiento al egresado y los convenios marco específicos firmados por la universidad solo benefician al 30% de facultades.

Asimismo, se identificaron serias deficiencias en el funcionamiento de la Bolsa de Trabajo universitaria. Desde enero del 2018 a la fecha, un solo estudiante de 91,318 personas registradas logró beneficiarse con una oferta laboral colocada en dicho sistema.

Finalmente, el portal web de transparencia de la casa de estudios no cuenta con toda la información exigida por la Sunedu.

Cargando siguiente contenido

Portada