Caso Odebrecht: Miremos el bosque, no solo el árbol

La incautación y el desalojo de su vivienda del expresidente Ollanta Humala, su esposa y sus menores hijos nos está haciendo perder de vista los grandes casos de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht. Lee nuestras Historias Nunca Contadas.

Caso Odebrecht: Miremos el bosque, no solo el árbol

Caso Odebrecht: Miremos el bosque, no solo el árbol

Caso Odebrecht: Miremos el bosque, no solo el árbol

POR: MIGUEL RAMÍREZ / Periodista de investigación

La incautación y el desalojo de su vivienda del expresidente Ollanta Humala, su esposa y sus menores hijos –considerados como una arbitrariedad por los más connotados juristas– nos está haciendo perder de vista los grandes casos de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht, ocurridos durante los gobiernos de los mandatarios Alejandro Toledo, Alan García y el propio Humala.

Parece ser que todo el daño que hizo esa compañía se resumiera en los supuestos aportes de campaña que habrían recibido los entonces candidatos presidenciales Humala, Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski.

Eso, en rigor, ni siquiera está penalizado. Lo medular está en los millonarios sobornos y coimas que pagó en nuestro país la compañía, para alzarse con costosas obras públicas. Muchas de ellas llegaron a costar hasta cuatro veces más, sin contar los millones que se llevaron a través de arbitrajes amañados.

Todo el país está esperando, por ejemplo, conocer quiénes fueron los verdaderos beneficiarios de las coimas que pagó Odebrecht para que le adjudicaran la obra del Metro de Lima, realizada durante el segundo gobierno de Alan García.

Hasta hoy, están presos los funcionarios apristas Jorge Cuba, Edwin Luyo y Miguel Navarro. A ellos se les encontró pruebas irrefutables: millonarios montos en cuentas de bancos extranjeros, que llegaron hasta allí luego de intrincadas transacciones que nacían en la famosa División de Operaciones Estructuradas, la cueva de los sobornos que tenía la empresa brasileña.

En total, se les halló US$2,5 millones de dólares, pero se sabe que Odebrecht pagó en total ¡US$8 millones! ¿Dónde está el resto del dinero y quién era el verdadero receptor?

Cuando fueron detenidos, uno de ellos dijo que ‘contaría la verdad’, pero finalmente enmudeció o lo callaron. A los familiares de los tres, por cierto, no se les ha quitado ni desalojado de sus viviendas.

Quien tiene la respuesta sobre ese millonario soborno –y otros más– es Jorge Barata, el exrepresentante de Odebrecht en Lima, quien durante 12 años repartió las coimas de la compañía brasileña.

“De eso no puedo hablar. Eso se lo diré al fiscal Hamilton Castro”, dijo Barata cuando un fiscal peruano le preguntó sobre ese hecho en particular.

En efecto, Hamilton Castro, el jefe del Equipo Especial Anticorrupción, interrogará en las próximas semanas a Barata en Brasil. Se sabe que el nombre del expresidente Alan García –amiguísimo de Barata– aparece en su pliego de preguntas.

Esa será la gran prueba de fuego de la justicia peruana, seriamente afectada por medidas mediáticas, antes que proporcionales, dictadas últimamente por el fiscal Germán Juárez y el juez Richard Concepción Carhuancho.

Como se sabe, la prisión preventiva que dictó el juez Concepción contra los esposos Humala-Heredia fue corregida severamente por el propio Tribunal Constitucional. La lucha contra la corrupción debe ser un ejemplo de pulcritud, imparcialidad e igual para todos. Nos vemos el otro martes.

VOLVER A LA PORTADA DE TROME.PE

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

Ir a portada