Los Olivos: Venezolanas y colombianas toman parque para ejercer la prostitución y hasta se pelean por clientes

Denuncian que el alcalde de Los Olivos ni la Policía Nacional del Perú no hace nada para acabar con la prostitución clandestina.

Venezolanas y colombianas toman parque para ejercer la prostitución
Venezolanas y colombianas toman parque para ejercer la prostitución
Venezolanas y colombianas toman parque para ejercer la prostitución
Venezolanas y colombianas toman parque para ejercer la prostitución

Muy indignados se encuentran los vecinos de Los Olivos por la presencia de meretrices venezolanas y colombianas, que han tomado el parque Cajarmarca para ejercer la prostitución. Denuncian que el alcalde ni la Policía Nacional del Perú no hace nada para acabar con el problema en la zona.

Con pancartas en mano que decían, “No a la prostitución” y “Las mujeres de Los Olivos no vendemos nuestro cuerpo, trabajamos dignamente”, los moradores de la zona se quejaron que las señoritas, de nacionalidad incluso peruana, salen todos los días a la calle para ofrecer su servicio. Incluso se agarran a golpes por 'clientes', sin importar la presencia de niños y ancianos.

“A partir de las 4 de la tarde hasta las 11 de la noche, tenemos la presencia de estas señoritas prostituyéndose alrededor del parque. Se ponen a discutir, pelear durante toda la tarde”, dijo un vecino a ‘Buenos Días Perú’. Agregó que con la llegada de venezolanas, desde hace un año, la prostitución se ha incrementado.

Además, indican que a pesar de presentar las denuncias ante la comisaría Sol de Oro, no hacen nada al respecto. Denunciaron que también han sido amenazados por las meretrices y los ‘proxenetas’ con armas de fuego.

Cerca al parque, hay un gran número hoteles, cerca de 15, y este sería un factor que incrementa la prostitución en la zona. Los vecinos señalan que el alcalde Pedro del Rosario continúa entregando licencias para el funcionamiento de estos locales.

Una señora contó que los parroquianos, que acuden borrachos a la zona, confunden a las chicas universitarias decentes que retornan a o salen de sus casas con prostitutas y hasta les preguntan “¿Cuánto cobran?”. Ellos se han visto obligados a hacer rondas urbanas para combatir este flagelo.

Ir a portada