El estudiante de medicina veterinaria, Giancarlo Paolo Sánchez Suárez (25), ya tenía todo planificado para asesinar al taxista Gerber Luis Coz Vara (36). (foto: TROME)
El estudiante de medicina veterinaria, Giancarlo Paolo Sánchez Suárez (25), ya tenía todo planificado para asesinar al taxista Gerber Luis Coz Vara (36). (foto: TROME)

El estudiante de medicina veterinaria, . Esto porque la víctima le dijo que esa, el 14 de setiembre, sería la última vez que se iban a ver. Por ello decidió ‘pepearlo’ con dos somníferos y luego le aplicó una inyección para acelerar el proceso de adormecerlo.

MIRA: Hermano de taxista asesinado por su amigo revela cómo quedó su camioneta tras horrendo crimen

“Ese día fue a buscarme al trabajo. Tomamos un sixpack de cerveza en la camioneta y se quería a ir rápido porque tenía una cita con una mujer. Le puse dos pastillas (somníferos) en la lata de cerveza. Luego le apliqué la inyección. Tres días después, me di cuenta que la camioneta olía y la llevé a mi casa. Lo corté con una sierra y cuchillo. Luego envolví los restos en frazadas y las metí en bolsas de basura. Lo llevé a y los arrojé en tres lugares. Rocié gasolina y como ya no me alcanzó combustible (gasolina), me llevé la cabeza a mi casa”, fueron las escalofriantes declaraciones de Giancarlo Sánchez Suárez, asesino confeso del taxista Gerber Coz Vara.

El estudiante de medicina veterinaria, Giancarlo Paolo Sánchez Suárez (25), ya tenía todo planificado para asesinar al taxista Gerber Luis Coz Vara (36). (foto: TROME)
El estudiante de medicina veterinaria, Giancarlo Paolo Sánchez Suárez (25), ya tenía todo planificado para asesinar al taxista Gerber Luis Coz Vara (36). (foto: TROME)
El estudiante de medicina veterinaria, Giancarlo Paolo Sánchez Suárez (25), ya tenía todo planificado para asesinar al taxista Gerber Luis Coz Vara (36). (foto: TROME)
El estudiante de medicina veterinaria, Giancarlo Paolo Sánchez Suárez (25), ya tenía todo planificado para asesinar al taxista Gerber Luis Coz Vara (36). (foto: TROME)
El estudiante de medicina veterinaria, Giancarlo Paolo Sánchez Suárez (25), ya tenía todo planificado para asesinar al taxista Gerber Luis Coz Vara (36). (foto: TROME)
El estudiante de medicina veterinaria, Giancarlo Paolo Sánchez Suárez (25), ya tenía todo planificado para asesinar al taxista Gerber Luis Coz Vara (36). (foto: TROME)

Luego continúo, “Luego le prendí fuego. Me llevé a cabeza a mi casa y la metí en un balde, le eché cemento que había ido a comprar. Nadie sabia lo que había hecho. Dejé el carro en Surco”, sostuvo con total sangre fría.

Puede ver: Descuartizador de taxista: “Lo maté porque me usaba mucho, porque mareado me insultaba… Era él o yo”

Los peritos de criminalística realizaron las pruebas de luminol en el interior de la camioneta de la víctima y hallaron que en la parte de la maletera tenía rastros de sangre, lo que indica que en dicho vehículo se hizo todo el traslado de los restos del taxista Gerber Coz. Asimismo, los tapetes estaban con manchas violáceas, indicadoras de presencia de sangre.

El estudiante de medicina veterinaria, Giancarlo Paolo Sánchez Suárez (25), ya tenía todo planificado para asesinar al taxista Gerber Luis Coz Vara (36). (foto: TROME)
El estudiante de medicina veterinaria, Giancarlo Paolo Sánchez Suárez (25), ya tenía todo planificado para asesinar al taxista Gerber Luis Coz Vara (36). (foto: TROME)

Por la noche, el fiscal ordenó que los policías de la División de Investigación de Homicidios de Dirincri, trasladen al detenido Giancarlo Paolo Sánchez Suárez (25), a la Corte Superior de Justicia de Lima Este, por los delitos de secuestro, robo agravado y homicidio calificado.

Vio una foto del taxista con una mujer

Giancarlo Paolo Sánchez Suárez (25) terminó por confesar que al sentir celos de él. Esto porque una semana antes descubrió en el celular de la víctima, una foto de él con una mujer. Asesinato lo cometió en su vivienda, en San Juan de Miraflores, y arrojó los restos en Cieneguilla.

A partir de allí es que planeó la manera de cometer el acto diabólico. Sostuvo a los detectives de la División de Investigación de Homicidios de Dirincri, que invitó al taxista a su casa, enSan Juan de Miraflores, a tomar unos tragos en la víspera de su cumpleaños, el 14 de setiembre. En un vaso colocó dos somníferos y más tarde le aplicó la inyección para caballos.

“Lo maté. Lo descuarticé y me paseé tres días con los restos en la camioneta hasta que los arrojé en Cieneguilla. La cabeza la metí en una mochila y luego la dejé dentro de un balde. Le eché cemento y la escondí en el patio de mi casa”, habría confesado el joven estudiante de veterinaria, al verse acorralado por las evidencias encontradas por los detectives de la División de Investigación de Homicidios de Dirincri, al mando del coronel PNP Víctor Revoredo.

Contó además que para desmembrarlo usó un cuchillo y un cincel. Actuó solo y se paseó tres días con los restos descuartizados en la camioneta de la víctima en busca de algún lugar donde arrojarlos. Finalmente fue hasta el sector de Rio Seco, en Cieneguilla, arrojó las partes cercenadas. Luego le prendió fuego.

La cabeza la escondió en un balde al que le echó cemento y ocultó en su casa. La madrugada del domingo último, los policías y peritos de criminalística, llegaron a la casa del estudiante de veterinaria, ubicada en la cuadra 9 de la calle Enrique Oppenheimer, en San Juan de Miraflores, y hallaron envuelta y dentro de un balde con cemento, la cabeza de la víctima.

TAXISTA DESAPARECIDO

Gerber Luiz Coz Vara fue reportado como desaparecido desde la tarde del 14 de setiembre. Cuatro días después, los restos descuartizados y carbonizados de un hombre fueron hallados en el sector de Río Seco, en Cieneguilla.

Paúl Coz Vara (23), hermano del taxista desaparecido Gerber Luis (36), y sus familiares están seguros que los restos del hombre asesinado y descuartizado, cuyos restos fueron hallados en Cieneguilla, es su pariente. (foto: Mónica Rochabrum/Trome)
Paúl Coz Vara (23), hermano del taxista desaparecido Gerber Luis (36), y sus familiares están seguros que los restos del hombre asesinado y descuartizado, cuyos restos fueron hallados en Cieneguilla, es su pariente. (foto: Mónica Rochabrum/Trome)

Un día después, sus familiares llegaron hasta el mismo lugar y buscaron entre las cenizas alguna evidencia. Hallaron un juego de llaves con las que más tarde abrieron el cuarto que alquilaba el taxista y la cochera donde guardaba su camioneta nueva.

El miércoles 22 de setiembre, la victima fue identificado. Se trataba del joven taxista, padre de cinco niños. Sus familiares, que llegaron de Huánuco, retiraron los restos de la Morgue Central de Lima, y lo trasladaron a su tierra natal para darle cristiana sepultura.

También lee: