Moisés Aarón Cáceres Hernández y Germán Moisés Cáceres Maguiña Del Castillo, padre y abuelo respectivamente, cuando escuchan la lectura de sentencia de cadena perpetua. (Poder Judicial)
Moisés Aarón Cáceres Hernández y Germán Moisés Cáceres Maguiña Del Castillo, padre y abuelo respectivamente, cuando escuchan la lectura de sentencia de cadena perpetua. (Poder Judicial)

A cadena perpetua fueron sentenciados Moisés Aarón Cáceres Hernández (42) y Germán Moisés Cáceres Maguiña Del Castillo (65) tras ser hallados culpables por el Juzgado Penal Colegiado Transitorio de la Corte Superior de Justicia del de haber violado durante cuatro años a una niña de 10 años, hija y nieta respectivamente. La sala ordenó la captura de un tío paterno de la víctima que también abusó de esta.

El tribunal integrado por los magistrados Renee Hernán Quispe Silva (presidente), José Manuel Ramírez Carrasco y Jorge Eduardo Díaz Leiva, fallaron de forma unánime tras las pruebas que presentó la Fiscalía. Los abusos sexuales se cometieron desde que la víctima tenía 10 años hasta los 14 años.

La pesadilla que vivía la niña salió a la luz durante la rehabilitación física y psicológica de la agraviada en el Instituto de Salud del Niño. La menor confesó que su tío paterno Gerson Germain Cáceres Hernández (28), su padre Moisés Aarón Cáceres Hernández y su abuelo Germán Moisés Cáceres Maguiña Del Castillo, abusaban de ella, desde que murió su madre.

Ella indicó que comenzó a dormir en la misma habitación de su padre y en la misma casa también vivían su abuelo y su tío. Los abusos eran de forma diaria en diferentes horas.

Tras conocerse los abusos, el hermano mayor de la niña se la llevó a vivir a la casa de un familiar y denunciaron el hecho ante el Departamento de Investigación Criminal del Callao

Como consecuencia de lo sucedido, la pequeña ha sido intervenida quirúrgicamente por presentar lesiones en sus partes íntimas; así como sometida a tratamiento psicológico por manifestar cuadros depresivos, elementos determinantes que fueron evaluados por parte del Colegiado para la fijación de la pena.

La sala también dispuso que los culpables realicen el pago de S/ 60,000 mil como concepto de reparación para la parte agraviada.