Carabayllo: Músico folclórico y mototaxista mueren en choque con camioneta

Iba a cobrar su sueldo en una obra en la que también trabajaba de albañil. Auto embistió a vehículo donde fallecieron director de orquesta y su amigo, en Carabayllo.

Carabayllo
Carabayllo
Carabayllo

Más sobre:

Carabayllo

Tragedia en la carretera. El director y trompetista de la orquesta folclórica ‘Armónica de Pampacocha’, Limber Javier Amaya Pérez (55), falleció luego que la mototaxi en la que viajaba como pasajero fue embestida por un taxi colectivo, cuyo conductor habría invadido el carril contrario a excesiva velocidad, en el kilómetro 31.5 de la autopista Lima-Canta, en Carabayllo.

En el fatal accidente también murió el chofer del vehículo menor, que era amigo del músico.

A las 7:45 de la noche, Limber Amaya subió a la mototaxi de placa 3121-7D, de propiedad de Jesús Pineda Solís (41).

“Aparte de tener su banda musical, Limber se dedicaba a la construcción y, apenas terminó de trabajar en una obra, iba a ir donde el contratista para cobrar su sueldo. El que lo llevaba era su amigo y también compañero en dicha obra”, contó su concuñado Francisco Ríos.

Ambos tenían como destino la zona de Trapiche, en la provincia de Canta, pero en el camino se cruzaron con la muerte.

BOLSA DE AIRE

“Según testigos, el taxi colectivo Nissan de placa A4X-168 venía del norte y, en su intento por sobrepasar a un camión que estaba delante, invadió el carril contrario, justo en el momento que pasaba la mototaxi. El choque fue frontal y violento”, precisó el familiar.
Tras el impacto, el auto se salió de la vía y avanzó por una chacra hasta empotrarse en una casa de quincha, mientras la mototaxi terminó volteada.

Javier Moreno López (53), chofer del taxi colectivo, quedó ileso, pues la bolsa de aire se activó, pero sus pasajeros Juliana Solís (51) y Ciriaco Olórtegui (82) sufrieron fuertes golpes. Él fue intervenido por la policía.

“Limber, a los 16 años, fue uno de los fundadores de la orquesta conformada por otros miembros de la familia”, recordó don Francisco Ríos.

Ir a portada