Giancarlo Sánchez mató al taxista Gerver Coz
Giancarlo Sánchez mató al taxista Gerver Coz

. Los hermanos del taxista Gerver Coz Vara (35), que desapareció el día de su cumpleaños, acudieron al lugar y. Más tarde la policía confirmó que se trataba del padre de familia.

MIRA: Hermano de taxista asesinado por su amigo revela cómo quedó su camioneta tras horrendo crimen

, amigo de la víctima, fue capturado en la avenida Pachacútec, en San Juan de Miraflores, mientras manejaba la camioneta RAV 4x4 color beige del taxista. Y aunque en un primer momento negó el crimen, no pasó mucho para que lo confesara.

Al ver el cúmulo de evidencias, el joven estudiante de medicina veterinaria admitió su delito y relató, con detalles, cómo mató a Gerver Coz, cómo desapareció sus restos y los abandonó en Cieneguilla.

HABLA EL DESCUARTIZADOR DE TAXISTA

Según su testimonio ante la Policía, el pasado 14 de setiembre se comunicó por teléfono con Gerver Coz y lo invitó a su casa para celebrar su cumpleaños por adelantado. El taxista llegó hasta su vivienda en SJM donde cenaron y bebieron licor.

Giancarlo Sánchez Súarez colocó dos somníferos en la bebida de su amigo y más tarde le aplicó la inyección para caballos.

MIRA: Descuartizador de taxista: “Lo maté porque me usaba mucho, porque mareado me insultaba… Era él o yo”

“Lo maté. Lo descuarticé y me paseé tres días con los restos en la camioneta hasta que los arrojé en Cieneguilla. La cabeza la metí en una mochila y luego la dejé dentro de un balde. Le eché cemento y la escondí en el patio de mi casa”, confesó al verse acorralado por las evidencias encontradas por los detectives de la División de Investigación de Homicidios de Dirincri, al mando del coronel PNP Víctor Revoredo.

Contó además que para desmembrarlo usó un cuchillo y un cincel. Actuó solo y se paseó tres días con los restos descuartizados en la camioneta de la víctima en busca de algún lugar donde arrojarlos. Finalmente fue hasta el sector de Rio Seco, en Cieneguilla, arrojó las partes cercenadas y les prendió fuego.

La cabeza la escondió en un balde al que le echó cemento y ocultó en su casa. Días después, los policías y peritos de criminalística llegaron a la vivienda del estudiante de veterinaria y la hallaron.

LO MATÉ PORQUE ME USABA

En un primer momento, Giancarlo Sánchez aseguró que asesinó y descuartizó al taxista por celos, porque una semana antes descubrió en el celular de la víctima una foto de él con una mujer. Al parecer, mantenían una relación íntima y el hallazgo habría destado su violencia.

Sin embargo, durante la pericia psicológica, el asesino confesó que le quitó la vida a su amigo porque ‘lo usaba’. “Lo maté porque me usaba mucho, porque mareado me insultaba”, narró para las autoridades.

Giancarlo Sánchez contó que conoció a su víctima hace algunos años, cuando pidió un taxi por aplicativo. “Me dio su número para que lo llame cuando me quiera movilizar. Poco a poco me fue interesando cómo era. Me daba consejos. Lo conozco desde hace tres años aproximadamente”, detalló.

El descuartizador del taxista comentó que al inicio solo mantenían un vínculo laboral pero más tarde comenzaron a intimar. “Luego empezamos a frecuentarnos, salíamos a tomar, pero siempre en el carro (camioneta de la víctima). No íbamos a sitios específicos”, dijo para la Policía.

Giancarlo Sánchez reveló a los psicólgos que Gerver Coz intentó abusar de él cuando estaba mareado y que pensaba decirle que ya no se vean más, sin embargo, decidió sedarlo para evitar mantener relaciones íntimas con él.

“Decidí mezclar ketamina en su cerveza porque dijo que de ese día no pasaba (que iba tener relaciones conmigo); yo quería que pase algo entre nosotros dos, quería tener relaciones con él, pero no estando mareados”, precisó en su relato.

“Cuando estaba dormido producto del efecto de la ketamina, le aplique la T61 (medicina de la eutanasia) porque tenía miedo que si despertaba, me haga algo. Era él o yo”, manifestó.

Cabe indicar que Giancarlo Sánchez, quien trabajaba en la Brigada Canina de la Municipalida de Surco, dijo a las autoridades que cuando conoció al taxista empezó a sentir una atracción por él.

“Ahora último tuve una atracción por un hombre, supongo que lo sabía pero se aprovechó. Vio que sentía algo hacía él y me usaba pidiéndome dinero, yo le daba”, dijo para las autoridades.

NO SABÍA QUE ESTABA MUERTO

Giancarlo Sánchez detalló que se dio cuenta que su amigo estaba muerto cuando su camioneta empezó a oler mal, tras tres días de su fallecimiento. “Todo ese tiempo daba vueltas porque no sabía qué hacer. El jueves 16 de setiembre llevé el auto a la cochera de mi casa. Ahí lo corté con una sierra y un cuchillo. Luego lo puse en bolsas, en frazadas detrás de la maletera del carro”, contó.

“Luego me fui a Cieneguilla a quemar algunas partes del cuerpo. En tres lugares dejé los restos, en un punto dejé las extremidades superiores, en otro las inferiores y en otro el tronco y la cabeza. Como no tenía más gasolina, la lleve a mi casa (la cabeza), la metí en un balde y la mezclé con cemento que había ido a comprar. Nadie sabía de lo que pasó. Cuando ya había esparcido las partes del cuerpo dejé el auto en Surco”, aseguró.

ESTÁ ARREPENTIDO

El joven estudiante de medicina veterinaria aseguró que se encuentra arrepentido y que se ‘nubló' por la situación. Nunca quise hacer eso en realidad. Me siento mal. Arrepentido. Creo que si no hubiera hecho esto no estuviera aquí, mal por mi familia, por la familia de él que los vi en la televisión. Eso me asustó. No sabía qué hacer, no le comenté a nadie de lo que hice”, indicó.

Asimismo, reveló que se inspiró en las macabras noticias para cometer el crimen. Lo descuarticé porque veía en la televisión que varias veces había pasado y los dejaban en maletas. No sé si salga de esta investigación porque ya dije que yo hice las cosas, pero si saliera haría las cosas bien”, dijo a los peritos de psicología.

SE SUSPENDEN LAS DILIGENCIAS

Este jueves 7 de octubre, los familiares de Gerver Coz llegaron hasta el frontis de la Dirincri en el Cercado de Lima, para participar en las diligencias del caso. Sin embargo, estas se vieron suspendidas por motivos aún desconocidos.

Según el testimonio de Gilmer Coz Vara, hermano del taxista, la camioneta donde el asesino se paseó con los restos está chocada y le faltan algunos detalles, como el nombre de su madre fallecida hace siete años y unos stickers en las manijas.

“La camioneta no estaba así, estaba intacta, estaba nueva... está recontra chocada por todos lados”, dijo el familiar Gerber Coz en declaraciones a Trome.

TE PUEDE INTERESAR