El cuartelero del hostal 'Señor de Sipán', -lugar donde ocurrió el asesinato y descuartizamiento del peruano y el venezolano - dice ser inocente y niega su participación en el terrible crimen.

El noticiero de Latina difundió una corta conversación con el cuartelero, quien por parte de peruanos y venezolanos tras su detención. Alexander Salazar Álvarez negó haber manipulado las cámaras de seguridad del hostal.

"Yo soy inocente. Nunca (tuve una participación) Me han amenazado tanto venezolanos como peruanos. Yo no sé nada. Yo no sé usar esas cámaras", declaró brevemente el cuartelero.

Según información de Canal N, Alexander Salazar Álvarez se quebró a su salida del Ministerio Público cuando la prensa le preguntaba detalles del crimen. Además, se supo que su hermana también brindó su declaración pues ella también trabajaba como cuartelera en el mismo lugar, pero en el turno mañana.

Por otro lado, la abogada del taxista Raúl Bodero, Mery Aguilar, indicó que el chofer está 'temeroso' porque se enteró que detrás del crimen habría una mafia de droga. 

“Como cualquier ser humano va a pedir garantías, ustedes están viendo lo que está pasando y eso no es de dos o tres personas, no es un juego, esto es una mafia de drogas”, señaló.