Dos feroces delincuentes, subieron como pasajeros y asaltaron a pasajeros a mano armada. (foto: César Grados/GEC)
Dos feroces delincuentes, subieron como pasajeros y asaltaron a pasajeros a mano armada. (foto: César Grados/GEC)

Fue una horrenda pesadilla. Instantes de terror vivieron diez pasajeros de una combi, cobrador y chofer, al ser víctimas de la delincuencia en el vehículo donde viajaban. Dos feroces delincuentes, subieron como pasajeros y los empezaron a asaltar a mano armada. Un policía que iba en dicha unidad, los enfrentó a balazos y se desató una interminable balacera que terminó con un presunto delincuente herido, que acabó detenido, y tres pasajeros heridos, en .

Eran las 8:40 de la noche y la combi de placa A1P-775 se desplazaba por la avenida Malecón Checa, en sentido de San Juan de Lurigancho hacia Lima. Al llegar al cruce del jirón Chinchaysuyo, dos muchachos subieron y se sentaron cerca de la puerta. Casi de inmediato, sacaron armas de fuego y amenazaron a todos los pasajeros. Se había desatado el terror a bordo.

Puede ver: Sicarios lo corretean a balazos y vive de milagro
Dos feroces delincuentes, subieron como pasajeros y asaltaron a pasajeros a mano armada. (foto: César Grados/GEC)
Dos feroces delincuentes, subieron como pasajeros y asaltaron a pasajeros a mano armada. (foto: César Grados/GEC)
Dos feroces delincuentes, subieron como pasajeros y asaltaron a pasajeros a mano armada. (foto: César Grados/GEC)
Dos feroces delincuentes, subieron como pasajeros y asaltaron a pasajeros a mano armada. (foto: César Grados/GEC)

Les robaron todo

En solo segundos, los hampones les robaron celulares y billeteras a todos. Pero jamás imaginaron que este atraco terminaría mal. Uno de los pasajeros, que sería policía y viajaba en el asiento posterior, sacó su arma y los enfrentó con valentía.

Se inició la interminable balacera dentro de la combi. Ambos ladrones fugaron corriendo, pese a que uno estaba herido.

Policías de la comisaría de Zárate, que realizaban rondas muy cerca, activaron el ‘plan cerco’ y atraparon a David Angelo Pezua Guevara (23), en el río Rímac, pese a que estaba herido.

Puede ver: Pintores roban 200 mil soles de cajero y dinero de galería

Él tuvo una herida de bala en la espalda. Su cómplice escapó por el mismo lugar. El misterioso ‘ángel vengador’ desapareció.

Uno de los pasajeros resultó herido en la rodilla derecha y otros dos con heridas por las esquirlas de los vidrios de la ventana de la combi. Fueron atendidos en el hospital Hipólito Unanue. El intervenido permanece con custodia policial de Depincri San Juan de Lurigancho 2.


Niñito muere en incendio

Un en . La tragedia ocurrió en en la madrugada en la mz. F en el asentamiento humano Cruz de Motupe.

Según versión de los vecinos, los cuatro hermanitos se quedaban encerrados en la vivienda, que desde hace algunas semanas no tenía agua ni luz. Los pequeños se alumbraban con una vela encendida que la anciana les dejaba antes de salir por las noches para reciclar productos que luego guardaba en su mismo predio. Al parecer, la vela colocada en la cabecera de la cama, cayó al colchón y se prendió.

La hermanita mayor de 12 años, que tiene una condición especial, sacó a sus dos hermanitas pequeñas y gritó para que ‘Thiago’ salga de la casa y él nunca salió. Las llamas lo envolvieron en su misma habitación.

Los vecinos alarmados por los gritos de las hermanitas, salieron de sus casas y llamaron a los bomberos y policías.

Casa llena de objetos reciclados e inflamables

Los ‘hombres de rojo’ llegaron al lugar y trabajaron arduamente durante cinco horas para sofocar las llamas, pues la vivienda estaba llena de cosas recicladas que la misma abuelita recolectaba. Cerca de las seis de la mañana encontraron el cuerpecito inerte del pequeño en un rincón del dormitorio.

“Su abuelita los dejaba encerrados para salir a reciclar cosas en la calle. Nosotros, los vecinos, les dábamos de comer y los vestíamos. Hace poco le celebramos el cumpleaños al pequeño. Es una pena. Siempre le decíamos a la abuelita que saque esos productos que eran dañinos y peligrosos y nunca nos hacía caso. Esos niños andaban sucios y con hambre. No les daban de comer. Nosotros los vecinos nos turnábamos para darles los alimentos y algo de ropita”, contó muy triste una vecina.


También lee: