La joven madre de familia Guadalupe Sandra Vásquez Corzo (36) había trabajado arduamente vendiendo ceviche todo el día. Su pareja llegó ebrio por la noche, la sacó de su casa para beber cerveza juntos y terminó asesinándola de varias cuchilladas. (Foto: Mónica Rochabrum)
La joven madre de familia Guadalupe Sandra Vásquez Corzo (36) había trabajado arduamente vendiendo ceviche todo el día. Su pareja llegó ebrio por la noche, la sacó de su casa para beber cerveza juntos y terminó asesinándola de varias cuchilladas. (Foto: Mónica Rochabrum)

La joven madre de familia Guadalupe Sandra Vásquez Corzo (36) había trabajado arduamente vendiendo ceviche todo el día. Su pareja llegó ebrio por la noche, la sacó de su casa para beber cerveza juntos y terminó asesinándola de varias cuchilladas, en .

‘Lupe’, como cariñosamente llamaban a la madre de familia, preparó ceviche para una actividad que realizó en su casa en la avenida Edilberto Ramos mz. M lote 15, en el sector de Pamplona Alta. Sus familiares y amigos asistieron a su evento y todo había salido muy bien. Había sacado un dinerito y tenía planeado realizar otro evento en unas semanas. Antes del ‘toque de queda’ terminó el evento y los asistentes se retiraron. Ella se fue a dormir con sus hijas de 19 y 15 años.

La joven madre de familia Guadalupe Sandra Vásquez Corzo (36) había trabajado arduamente vendiendo ceviche todo el día. Su pareja llegó ebrio por la noche, la sacó de su casa para beber cerveza juntos y terminó asesinándola de varias cuchilladas. (Foto: Mónica Rochabrum)
La joven madre de familia Guadalupe Sandra Vásquez Corzo (36) había trabajado arduamente vendiendo ceviche todo el día. Su pareja llegó ebrio por la noche, la sacó de su casa para beber cerveza juntos y terminó asesinándola de varias cuchilladas. (Foto: Mónica Rochabrum)
La joven madre de familia Guadalupe Sandra Vásquez Corzo (36) había trabajado arduamente vendiendo ceviche todo el día. Su pareja llegó ebrio por la noche, la sacó de su casa para beber cerveza juntos y terminó asesinándola de varias cuchilladas. (Foto: Mónica Rochabrum)
La joven madre de familia Guadalupe Sandra Vásquez Corzo (36) había trabajado arduamente vendiendo ceviche todo el día. Su pareja llegó ebrio por la noche, la sacó de su casa para beber cerveza juntos y terminó asesinándola de varias cuchilladas. (Foto: Mónica Rochabrum)

Pero a las 11 de la noche, su pareja que decía llamarse Wilber Flores, fue ebrio, la llamó a su celular y la sacó de la casa. “Mi cuñada preparó su cevichada y estaba vendiendo todo el día en su casa. Su pareja se la llevó a las 11 de la noche a su cuarto, que tiene a tres cuadras, y empezaron a tomar licor con una amiga de ella. A las 12 de la noche, los tres estaban en la sala tomando y la amiga se fue al baño. Al salir, vio que ‘Lupe’ estaba sentadita en un muro y con las piernas ensangrentadas. La bajaron del segundo piso para auxiliarla y llevarla al hospital, pero se demoraron y cuando estaban cerca, ella murió”, contó Jackeline Ayaucan Bendezú (34), cuñada de ‘Lupe’.

La joven madre de familia Guadalupe Sandra Vásquez Corzo (36) había trabajado arduamente vendiendo ceviche todo el día. Su pareja llegó ebrio por la noche, la sacó de su casa para beber cerveza juntos y terminó asesinándola de varias cuchilladas. (Foto: Mónica Rochabrum)
La joven madre de familia Guadalupe Sandra Vásquez Corzo (36) había trabajado arduamente vendiendo ceviche todo el día. Su pareja llegó ebrio por la noche, la sacó de su casa para beber cerveza juntos y terminó asesinándola de varias cuchilladas. (Foto: Mónica Rochabrum)

El violento sujeto, que labora vendiendo accesorios de celulares, fue detenido en el hospital María Auxiliadora. Dio hasta cinco identidades diferentes y más tarde, los detectives de Depincri San Juan de Miraflores, descubrieron que nunca había sacado documento de identidad. Dijo llamarse Edwin Tapia Montalvan (42), y quedó detenido en dicha sede policial.

“Mi cuñada lo ayudaba a trabajar, ellos tenían un año y medio de relación sentimental. Él venía a la casa a compartir con la familia, todos lo conocíamos. En mala hora vino a sacarla de la casa. Ella era muy trabajadora. Vendía comida en su casa y hacía sus actividades”, dijo.