Saúl Huamán Flores (34) fue intervenido por policías de la comisaría de Santa Anita, por causarle lesiones a su pareja Rossana Ruiz (20), al arrojarla por las escaleras. (foto: Mónica Rochabrum/Trome)
Saúl Huamán Flores (34) fue intervenido por policías de la comisaría de Santa Anita, por causarle lesiones a su pareja Rossana Ruiz (20), al arrojarla por las escaleras. (foto: Mónica Rochabrum/Trome)

Saúl Huamán Flores (34) fue intervenido por policías de la comisaría de Santa Anita, por causarle lesiones a su pareja Rossana Ruiz (20), al arrojarla por las escaleras en el inmueble en urbanización Santa Aurelia mz. B-5 lote 13, en .

Hace tres años, este mismo hombre atacó a la joven y ella lo denunció en la comisaría de Santa Anita, quienes igualmente lo detuvieron.

Saúl Huamán Flores (34) fue intervenido por policías de la comisaría de Santa Anita, por causarle lesiones a su pareja Rossana Ruiz (20), al arrojarla por las escaleras. (foto: Mónica Rochabrum/Trome)
Saúl Huamán Flores (34) fue intervenido por policías de la comisaría de Santa Anita, por causarle lesiones a su pareja Rossana Ruiz (20), al arrojarla por las escaleras. (foto: Mónica Rochabrum/Trome)
Puede ver: ‘Correcaminos’ roba celular, corre para escapar y lo atrapan

“Ante la negativa de la denuncia e insistencia de las hermanas de la víctima que pase reconocimiento médico legal y se evidenció las lesiones y es por ello que este sujeto ha sido detenido. Tiene antecedentes por violencia familiar en el año 2018 contra la misma víctima”, informó el comandante PNP Carlos Quinteros, comisario de la delegación de Santa Anita.

Puede ver: Vecinos masacran y desnudan a presunto asaltante armado


Otro hecho delictivo


Cayó en una trampa maldita. El empresario gallero, Julio César Aguirre Alegría (46) se convirtió sin querer en un blanco fácil y acabó muerto a manos de la delincuencia. Él ostentaba una vida de lujos y despilfarro con una colección de relojes, entre otros bienes de su vivienda, en .

Julio Aguirre Alegría, llegó a las 5:30 de la tarde acompañado de la bella joven venezolana, a bordo de su auto negro con lunas oscuras de placa BPY-004, a la mz. C en urbanización Villa Santa Anita. Él llevaba una bolsa con sixpacks de cerveza y subieron coquetamente al departamento del hombre de negocios, ubicado en el cuarto piso. En los pisos inferiores vive la familia de él y no se percataron del hecho porque la víctima subió por una escalera independiente.

Allí empezaron a tomar algunas latas de cerveza y él hasta se atrevió a tomarse un ‘selfie’ con su guapa acompañante y enviarle la foto a su selecto grupo de amigos, con quienes comparte la afición a la crianza de gallos. En medio de las bromas y brindis con latas de cerveza, ella lo ‘pepeo’ con un poderoso somnífero suficiente para dormirlo en tan solo unos minutos. Una hora más tarde, dos jóvenes, también venezolanos, ingresaron sin problemas hasta el cuarto piso y se encargaron de amarrar con cinta de embalaje los pies y las manos hacia adelante al hombre de negocios. Enseguida y como si fuera un paquete, le envolvieron toda la cabeza con la misma cinta y lo dejaron sobre la cama. De esta manera murió asfixiado.


También lee: