Una joven mujer de 33 años, en aparente estado de ebriedad, asesinó de una cuchillada al padre de sus vástagos, en Surquillo.
Una joven mujer de 33 años, en aparente estado de ebriedad, asesinó de una cuchillada al padre de sus vástagos, en Surquillo.

A menos de 24 horas que un sereno de Lurín atacara a balazos a su expareja venezolana, a quien dejó gravemente herida, y luego él se suicidó de un tiro en el abdomen, otro hecho de sangre estremece Lima. Se trata de una mujer, en aparente estado de ebriedad, quien mató de una cuchillada al padre de sus tres hijos, tras una tensa discusión por celos, en .

Doris Betzabe Pizarro Rioja (33) y su pareja José Javier Romero Huamán (38) estuvieron tomando desde la madrugada del domingo hasta cerca de las 11 de la mañana en la vivienda donde vivían con sus cuatro hijos, ubicada en la avenida Narciso de la Colina 1145 en el segundo piso.

De la alegría por recordar hermosos recuerdos de su relación sentimental, que tenían desde hace más de 18 años, pasaron en un abrir y cerrar de ojos a la más terrible discusión de pareja por cuestiones sentimentales.

Empezaron a levantarse la voz y a insultarse, a pesar que sus hijos estaban con ellos. De pronto, la tragedia rondó la familia cuando ambos cogieron cuchillos de cocina y empezaron a enfrentarse. Ella hirió mortalmente al padre de familia, quien se desplomó agonizando en un colchón tirado en el suelo.

Una joven mujer de 33 años, en aparente estado de ebriedad, asesinó de una cuchillada al padre de sus vástagos, en Surquillo.
Una joven mujer de 33 años, en aparente estado de ebriedad, asesinó de una cuchillada al padre de sus vástagos, en Surquillo.
Una joven mujer de 33 años, en aparente estado de ebriedad, asesinó de una cuchillada al padre de sus vástagos, en Surquillo.
Una joven mujer de 33 años, en aparente estado de ebriedad, asesinó de una cuchillada al padre de sus vástagos, en Surquillo.

Los familiares llamaron a los policías del Escuadrón de Emergencia Sur 1 quienes llegaron al recinto familiar y encontraron la lamentable escena. El hombre yacía sin vida sobre el colchón, colocado en el suelo, en una especie de dormitorio, y a un lado a sus parientes llorando.

La mujer, que aparentemente estaba bajo los efectos del alcohol, fue detenida en el acto por la policía. Fue conducida a la comisaría de Surquillo y luego a Depincri San Borja-Surquillo, para las investigaciones de rigor.

Los peritos de criminalística, un equipo de detectives de Depincri y el fiscal de turno llegaron al lugar y realizaron las pesquisas.