El vigilante Omar Paul Apaza Fernández (41), ‘el ejecutivo’, fue detenido por captar menores venezolanas y secuestrarlas para ultrajarlas. (foto: Mónica Rochabrum/Trome)
El vigilante Omar Paul Apaza Fernández (41), ‘el ejecutivo’, fue detenido por captar menores venezolanas y secuestrarlas para ultrajarlas. (foto: Mónica Rochabrum/Trome)

El vigilante Omar Raúl Apaza Fernández (41), ‘El ejecutivo’, quien se hacía pasar como un importante hombre de negocios, fue detenido por captar menores venezolanas y tenerlas secuestradas con el fin de ultrajarlas en el mismo local donde laboraba, en .

Las menores, que fueron privadas de su libertad desde el sábado, contaron que un tipo las captó en una discoteca y les dijo que vayan a buscar a ‘El ejecutivo’ quien les iba a brindar trabajo bien remunerado como secretarias. Ambas se contactaron por ‘Whatsapp’ con Omar Apaza y él luego las recogió. Las llevó hasta la empresa donde labora, que es una vivienda con todas las comodidades, incluida una piscina, ubicada en la cooperativa Las Vertientes. Se jactaba de ser un importante ejecutivo y les prometía un buen sueldo.

Puede ver: Novia muere atropellada delante de su mamita
El vigilante Omar Paul Apaza Fernández (41), ‘el ejecutivo’, fue detenido por captar menores venezolanas y secuestrarlas para ultrajarlas. (foto: Mónica Rochabrum/Trome)
El vigilante Omar Paul Apaza Fernández (41), ‘el ejecutivo’, fue detenido por captar menores venezolanas y secuestrarlas para ultrajarlas. (foto: Mónica Rochabrum/Trome)

Las obligó a beber licor y quería violarlas

Las obligó a beber licor y les dijo que se quedaran hasta el domingo porque iba a llegar el jefe de recursos humanos para que les hagan el contrato laboral. Siguió obligándolas a beber trago, les hizo tocamientos indebidos y luego intentó forzarlas a tener relaciones sexuales. Ambas se asustaron y corrieron al patio. Se escondieron en un contanier y él las encerró varias horas.

Puede ver: Conductor de camioneta que atropelló a novia estaba ebrio

“Este sujeto aprovechó esto y las encerró para continuar bebiendo licor. Afortunadamente, las menores venezolanas, llamaron a la policía y los agentes de la comisaría de Laderas de Villa y Depincri Villa El Salvador, llegaron hasta la vivienda. Tocaron y como nadie les respondía, treparon las paredes para ingresar al recinto. Allí atraparon al sujeto semidesnudo. También rescataron a las niñas que gritaban desesperadas desde el interior del container. Este sujeto es el vigilante particular de la empresa. Será denunciado por el delito de secuestro y probablemente proxenetismo, este último delito, de comprobarse que captaba menores para explotarlas sexualmente”, informó el coronel PNP Walter Palomino, jefe de la División Policial Sur 2.

El vigilante Omar Paul Apaza Fernández (41), ‘el ejecutivo’, fue detenido por captar menores venezolanas y secuestrarlas para ultrajarlas. (foto: Mónica Rochabrum/Trome)
El vigilante Omar Paul Apaza Fernández (41), ‘el ejecutivo’, fue detenido por captar menores venezolanas y secuestrarlas para ultrajarlas. (foto: Mónica Rochabrum/Trome)

Las menores extranjeras, de 15 y 17 años, fueron conducidas a la comisaría y luego a Depincri de Villa El Salvador, donde procedieron a formular la denuncia en contra de ‘El Ejecutivo’.


Otro detenido en el distrito


s, en un mercado de .

El sujeto salió a comprar su menú, entre la avenida José Carlos Mariátegui y Pastor Sevilla, cuando fue intervenido por los policías de la comisaria de Urbanización Pachacámac, que realizaban un operativo de identificación de personas. En el registro de personas buscadas por la justicia, los policías verificaron que Limaylla Tomapasca, tiene una orden de requisitoria con fecha del 16 de junio del presente año, por el delito de homicidio simple.

En las investigaciones se supo que Jair Pool Limaylla, junto con tres cómplices a bordo de un auto, habrían participado en el ataque a balazos a una fiesta infantil familiar que se realizó en el asentamiento humano Jesús de Nazareth en el barrio de La Esperanza, el 16 de febrero del 2014. Cinco días después, Limayla Tomapasca, que en ese tiempo tenía 18 años, fue intervenido durante una persecución policial en el sector de Santa Rosa, en San Clemente, Pisco. Estaban en el mismo auto que habría sido utilizado para tal fin.


También lee: