Alan García: Embajador de Uruguay confirmó que expresidente abandonó residencia tras negarle el asilo político | FOTOS

Embajador uruguayo Carlos Alejandro Barros salió ante la prensa y manifestó que Alan García abandonó, alrededor de las 8:00 a.m., su residencia en San Isidro.

Alan García
Alan García
Alan García
Alan García
Alan García

Uruguay decidió rechazar el pedido de asilo político solicitado por el ex presidente Alan García , quien es investigado por el presunto pago de coimas de parte de la empresa brasileña Odebrecht a funcionarios de su segundo gobierno (2006-2011), por ello el embajador de este país confirmó ante la prensa que el exmandatario aprista abandonó por propia cuenta su residencia alrededor de las 8:00 a.m.

"Ya lo anunció el presidente de Uruguay y el canciller, el Uruguay no otorgó el asilo al expresidente Alan García y él ya se retiró de esta residencia. Eso es lo que yo voy a decir, todo lo demás correrá por cuenta de los gobiernos", dijo escuetamente Carlos Barros, embajador de Uruguay en Lima. 

Alan García permanecía, desde la noche del sábado 17 de noviembre, en la residencia del embajador de Uruguay en San Isidro donde solicitó asilo político, según él, porque estaba siendo objetivo de una persecución política.

En conferencia de prensa el presidente de Uruguay, Tabaré Vásquez, junto al canciller Rodolfo Nin Novoa, anunció que no le concederá el asilo político a Alan García tras leer y estudiar el material que el gobierno peruano envió días atrás, que constaba de "más de mil hojas".

Señaló que la decisión tomada por el gobierno uruguayo se debe a "consideraciones estrictamente jurídicas (...) Queremos argumentar con elementos jurídicos y legales".

Alan García, en una carta dirigida a la opinión pública, descartó que haya cometido algún acto ilícito al haber brindado una conferencia en Sao Paulo, Brasil, en el 2012, por la que habría recibido u pago de US$100 mil que habrían tenido como origen el sector de operaciones estructuradas de Odebrecht. Esto, según diversos correos electrónicos que fueron entregados por funcionarios de esta empresa como parte de un proceso de delación premiada.

"Es público que, en el año 2012, nadie en América Latina tenía conocimiento de las acciones delictivas y de soborno que esa empresa protagonizaba pues solamente se conocieron en el año 2016. Además, recibí los honorarios de la Federación (Industrial de Sao Paulo) y su agencia, enviados desde el Banco do Brasil y por lo que pagaron impuestos", señaló el ex jefe de Estado.

TIENE IMPEDIMENTO DE SALIDA

Como se recuerda, Alan García es investigado por los presuntos delitos de colusión y lavado de activos. Además, el portal IDL-Reporteros reveló que el exmandatario recibió 100 mil dólares de la Caja 2 de Odebrecht, por medio de la empresa del abogado José Américo Spinola.

El pasado 17 de noviembre el Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria del Sistema Nacional Anticorrupción dictó orden de impedimento de salida del país contra el exmandatario por 18 meses , a fin de continuar con las investigaciones por el caso Odebrecht.

El objetivo de la petición de la fiscalía de impedir que Alan García salga de Perú es evitar que eluda el proceso, por considerar que había elementos suficientes que indicaban pagos de Odebrecht a favor de García, además de cuestionamientos por el lugar de residencia del ex presidente, quien tiene dos inmuebles, uno en Lima y otro en Madrid.

Ante esta solicitud de impedimento de salida del país, Alan García había asegurado, a través de su abogado Erasmo Reyna, que se allanaba al pedido fiscal. "No es un deshonor estar 18 meses en mi patria, (esta decisión) la acato y estoy aquí, porque he sido presidente dos veces", refirió en aquella oportunidad, horas antes de pedir asilo en la residencia del embajador de Uruguay en San Isidro.

El juez estimó que el pedido de solicitado por el Ministerio Público se ampara en el supuesto que la pena del delito es de más tres años y que, si bien el allanamiento a la medida por parte de la defensa legal de García Pérez es una figura civil y no penal, "forma parte del consentimiento a las razones expuestas por el fiscal".

Ir a portada