Alejandro Toledo y Eliane Karp tienen que responder ante la justicia peruana por el caso Ecoteva.
Alejandro Toledo y Eliane Karp tienen que responder ante la justicia peruana por el caso Ecoteva.

Hace unos cuantos días, el aprobó los pedidos de extradición contra el exmandatario, y su esposa , a fin de que respondan ante la justicia peruana por el caso Ecoteva. Ambos, actualmente, residen en los Estados Unidos.

Cabe indicar que esta solicitud se suma al también pedido de extradición contra Toledo por los presuntos sobornos que habría recibido de la empresa Odebrecht (Brasil) a cambio de favorecerla en la licitación de los tramos 2 y 3 de la carretera Interoceánica.

LEE: Elecciones 2021: Vacancia presidencial y disolución del Congreso sobre la mesa

En este momento, el también llamado ‘Cholo de Cabana (Áncash)’, se encuentra en libertad bajo fianza, además enfrenta un proceso judicial para determinar si se accede o no a la solicitud de extradición de la justicia peruana por el caso Interoceánica.

Para comprender el caso Ecoteva, por el cual el expresidente podría enfrentar su segundo proceso de extradición, esta vez junto a su esposa, les damos a conocer las claves del mismo:

CASO ECOTEVA: El del Perú acusa a Toledo de haber favorecido a la empresa Odebrecht en la licitación de los tramos 2 y 3 de la carretera Interoceánica, y a la empresa Camargo Correa en el tramo 4 de la misma vía, a cambio del pago de coimas que habrían sido entregadas a través del empresario israelí Josef Maiman.

Según El Ministerio Público, ese dinero habría servido para constituir en Costa Rica empresas offshore, entre las cuales figura la fundación de Ecoteva Consulting Group, que tenía como propietaria a Eva Fernenbug, madre de Karp.

ADQUISICIÓN DE PROPIEDADES: Ecoteva adquirió en Lima, el 2013, una propiedad avaluada en 3.8 millones de dólares en la urbanización Las Casuarinas y una oficina en el edificio Omega valorizada en 882 mil dólares, ambas en el distrito de Surco.

Del mismo modo, Ecoteva canceló las hipotecas de la casa de Toledo en la urbanización Camacho (La Molina) por 217 mil dólares, y de Punta Sal (Tumbes) por 277 mil dólares.

Estas propiedades fueron incautadas por el Ministerio Público como parte de las investigaciones por el delito de lavado de activos contra el exmandatario, su esposa, su suegra y sus colaboradores.

TOLEDO Y SUS CONTRADICCIONES: Tras descubrirse las compras y los pagos antes mencionados, Toledo aseguró que Maiman, por ser su amigo, le prestó el dinero para cancelar sus hipotecas, y manifestó que las propiedades fueron adquiridas por su suegra, con recursos que había recibido en su condición de víctima del holocausto de la Segunda Guerra Mundial.

Eso no fue todo, después indicó que el dinero le pertenecía a su amigo Maiman, quien había decidido realizar inversiones inmobiliarias en sociedad con su suegra.

COLABORACIÓN EFICAZ: Maiman se acogió, en el 2017, a un proceso de colaboración eficaz y declaró al Ministerio Público que utilizó las cuentas de sus empresas para recibir coimas de Odebrecht y Camargo Correa, en favor de Toledo.

Esta versión coincide con la declaración proporcionada por Jorge Barata, exejecutivo de Odebrecht en el Perú, quien asegura que entregaron más de 30 millones de dólares a Toledo, a través de varios depósitos hechos a las cuentas de Maiman.

TAMBIÉN: Elecciones 2021: “En esta segunda vuelta electoral nada está dicho”