Keiko Fujimori (Fuerza Popular) y Pedro Castillo (Perú Libre).
Keiko Fujimori (Fuerza Popular) y Pedro Castillo (Perú Libre).

Este domingo 6 de junio se realizará la segunda vuelta de las . (Fuerza Popular) o (Perú Libre) podría ser el próximo presidente del Perú para el periodo 2021-2025. Por eso es bueno conocer sus fortalezas y debilidades.

Sobre Castillo, el politólogo Paulo Vilca dijo: “Ciertamente, ha afianzado desde el inicio una imagen de promesa de renovación y de cambio. Ha sabido llegar con un discurso que atiende y entiende el hartazgo de la gente. Sin embargo, creo que el hecho de no haber estado en política antes le abona también un margen de cierta confianza”.

TAMBIÉN: Elecciones 2021: Conozca a los candidatos a vicepresidentes

Mientras que la politóloga Kathy Zegarra señaló lo siguiente: “La primera fortaleza de Castillo es que logra movilizar a los ciudadanos que exigen cambios y atención. Creo que su estrategia es positiva porque, por un lado, moviliza a los ciudadanos que piden un cambio y eso es importante. Es evidente que no todos los peruanos se han beneficiado del llamado ‘boom’ económico. Una cuestión negativa es, sin duda, el desorden que se ha presentado”.

Vilca agregó que entre las debilidades que muestra Castillo es la falta de aterrizaje práctico. También apuntó la notoria improvisación como su principal ‘talón de Aquiles’. “Creo que en su discurso y en su entorno de campaña se ve mucho caos y eso genera un espacio para la incertidumbre. Es innegable que hay un nivel de improvisación y que se le ve haciendo muchas cosas sobre la marcha”, manifestó.

Para Zegarra, Castillo fortalece la incertidumbre por su bajo liderazgo sobre la organización política que acoge su candidatura. “Está claro que Castillo no controla al partido. También se ha evidenciado una dificultad para liderar a su equipo de campaña. Por eso vemos contradicciones claras y un sinfín de voceros que después son desautorizados”, sostuvo.

SOBRE KEIKO

Respecto a Keiko, Vilca indicó que la etiqueta de protección del modelo económico es su mejor carta. “Creo que su principal y quizá una de sus poquísimas fortalezas es que, en contraposición a Castillo, ella personifica la estabilidad económica y la continuidad del modelo, lo que para muchos votantes, inclusive antifujimoristas, es la única opción por marcar”, detalló.

Por su parte, Zegarra dijo que Keiko tiene cierto mérito al haber despersonalizado su campaña con un discurso que, en el tramo final, puede haberle generado algunos votos más entre los indecisos. “A pesar de tener el mayor antivoto, rescataría que haya buscado plantearse como si ella representara la democracia, la libertad y el progreso, que son conceptos importantes que remueven los sentimientos de los ciudadanos”, remarcó.

Sobre la debilidad de Keiko, Vilca señaló: “Creo que la falta de credibilidad es lo más complicado para ella. Pero, además, tiene varias mochilas pesadas: no solo está el legado de Alberto Fujimori al que se la asocia, sino también su comportamiento político autoritario reciente, y las acusaciones y denuncias por presunta corrupción”.

En tanto, Zegarra expresó que Keiko carga con una percepción de que sus movidas se dan más por cálculo político y no por una motivación genuina. “Sus actos de pedir perdón a actores políticos con los que su bancada en el Congreso se enfrentó (como los exministros Fernando Zavala y Jaime Saavedra) o de reconciliación con su hermano Kenji se asumen por un gran sector de la población como falsos. Entonces, en ese sentido, pareciese que se la identifica como una persona calculadora y eso, en política, es muy negativo”, puntualizó.

LEE: Leopoldo López: “Pedro Castillo tiene el mismo discurso que Nicolás Maduro”