Pedro Castillo (Perú Libre) y Keiko Fujimori (Fuerza Popular).
Pedro Castillo (Perú Libre) y Keiko Fujimori (Fuerza Popular).

La última segunda vuelta donde hubo amplia diferencia de votos entre los candidatos que llegaron a esta instancia electoral fue en el 2011, cuando Ollanta Humala se impuso a por más de 447 mil votos.

Sin embargo, en las segundas vueltas del 2016 y 2021 esto no fue así. En la primera, Pedro Pablo Kuczynski ganó por poco más de 41 mil votos, y en la segunda, tiene una ventaja de 44 mil 56 votos. Debemos recordar que estas dos últimas cifras representan menos del 1% de votos válidos en los comicios.

LEE: Elecciones 2021: Cuestionan trabajo realizado por Pleno del JNE

Para el analista político Fernando Vivas lo que ve es, más bien, una coincidencia. “Que haya sucedido un final de fotografía en los últimos dos quinquenios es muy poco dato para calificarlo como una tendencia. Incluso, tres elecciones con este tipo de final no necesariamente lo son”, precisó.

Agregó que las figuras políticas en competencia son causas más lógicas, sobre todo en la reciente segunda vuelta, en la que ambos candidatos presidenciales prácticamente se graduaron como entes de polarización.

“En este caso, la polarización está incrementada porque ambos candidatos son muy polarizantes. Keiko Fujimori por su historia personal asociada al fujimorismo y a su padre; y Pedro Castillo porque implicaba una alternativa de cambio radical del sistema que polarizó mucho”, dijo.

SISTEMA PARTIDARIO

Por su parte, el analista político Santiago Mariani pone en contexto la responsabilidad del sistema partidario peruano en esta repartición de votos en las últimas segundas vueltas.

“El sistema político peruano realmente funciona sin partidos políticos, son franquicias simplemente, o maquinarias electorales que se arman para cada elección, que acompañan a algún candidato específico y que intentan conseguir el apoyo ciudadano en un sistema que ha perdido legitimidad”, sostuvo.

Cabe indicar que otro comentario que se escucha con regularidad es que un margen tan estrecho para una victoria en segunda vuelta puede causar problemas políticos para el próximo gobernante.

Al respecto, la politóloga Katherine Zegarra indicó que esto no necesariamente es así, pues evitar una crisis no depende solamente del Ejecutivo. Una vez más, la figura del Legislativo vuelve a aparecer.

“La crisis política en los últimos años se presenta más por la cantidad de representantes que tienes en el Congreso y la capacidad o no de generar alianzas con otras bancadas. Es fundamental el comportamiento democrático que tengan las próximas autoridades, de ello dependerá si habrá o no otra crisis política”, manifestó. (Con información de RPP)

TAMBIÉN: Congreso: Conozca más sobre proceso de selección de miembros del TC