Postulantes al Congreso hacen diversas propuestas para ganar la confianza del electorado. (GEC)
Postulantes al Congreso hacen diversas propuestas para ganar la confianza del electorado. (GEC)

Este jueves 26 de agosto el Gabinete Ministerial que preside acudirá al Congreso de la República para solicitar el, en medio de los cuestionamientos a diversos titulares de cartera.

MIRA: Ministro de Defensa: “Mientras no nos diga lo contrario, tenemos la confianza de Pedro Castillo”

Conforme al artículo 130 de la Constitución Política del Perú, la presentación del Gabinete Ministerial se realiza dentro de los 30 días de haber asumido sus funciones.

Según el artículo 55 del Reglamento Interno del Congreso, el presidente del Consejo de Ministros puede hacer uso de la palabra hasta por 60 minutos y cada uno de los ministros por un tiempo no mayor a 15 minutos.

Además, los congresistas intervendrán por grupos parlamentarios o en forma individual, según las reglas especiales que haya acordado el Consejo Directivo.

Para contestar, el titular de la PCM contará con un período ilimitado de tiempo dentro de lo razonable, en tanto que los ministros podrán intervenir utilizando el tiempo que les concede la Mesa Directiva.

Asimismo, los ministros pueden conceder interrupciones por no más de dos minutos, previa autorización de la Mesa Directiva.


Los votos que necesita Guido Bellido

Según la Constitución, para obtener el voto de confianza se requiere mayoría simple de los congresistas presentes en la sesión.

De obtener ese requisito, el gabinete encabezado por Guido Bellido y su equipo de ministros seguirá en sus puestos sin que haya algún requisito de renuncia por parte del Congreso.

Cabe recordar que, luego del voto de confianza, el Poder Legislativo solo podría exigir la renuncia de algún ministro, incluyendo al titular de la PCM, tras un proceso de interpelación primero, y luego de censura.


¿Qué pasa si se niega el voto de confianza?

Si la cuestión de confianza que plantea el presidente del Consejo de Ministros, Guido Bellido, le es rehusada por el Pleno del Congreso, se produce una crisis ministerial total y el gabinete en pleno renuncia.

Según el artículo 132 de la Constitución Política, el presidente de la República acepta la dimisión dentro de las 72 horas siguientes, con lo cual deberá recomponer su gabinete y volver a solicitar el voto de confianza.

Así, de darse este escenario, el mandatario Pedro Castillo deberá designar un nuevo primer ministro y Guido Bellido será el único miembro del equipo ministerial saliente que no podrá integrar el nuevo Gabinete Ministerial.

El único antecedente en el cual se ha rechazado el voto de confianza dentro del primer mes de haber jurado al cargo a un gabinete es el equipo que encabezó Pedro Cateriano en agosto del 2020, durante el gobierno de Martín Vizcarra. El gabinete que juró al cargo el 15 de julio obtuvo 37 votos a favor, 53 en contra y 34 abstenciones.


¿Qué pasa si hay más votos en abstención que a favor o en contra?

De darse este resultado no se podrá tomar como un voto definitivo y el Congreso seguirá votando hasta obtener un resultado concreto, ya sea a favor o en contra de la cuestión de confianza.

Según la historia reciente, en marzo del 2014 el gabinete presidido por René Cornejo tuvo que esperar hasta la tercera votación para obtener el voto de confianza: en los primeros los votos llegaron a 71 y 73, respectivamente.

El mismo escenario se repitió en agosto de ese mismo año: la entonces primera ministra, Ana Jara, también tuvo que esperar hasta la tercera votación para obtener la confianza del Parlamento.

Cabe indicar que el artículo 82 del Reglamento del Congreso señala que el Pleno tiene dos sesiones para votar la confianza, y en cada sesión los legisladores la pueden poner a votación las veces que consideren necesario.


VIDEO RECOMENDADO

Voto de confianza: ¿Cuáles son los escenarios que enfrenta el Gabinete Ministerial?
Este jueves 26 de agosto, el premier Guido Bellido, acompañado de su Gabinete Ministerial, se presentará ante el Congreso para solicitar el voto de confianza, en medio de los rumores sobre posibles cambios.