Julio Guzmán recordó que no realizó actividades de campaña por unas tres semanas por sufrir de COVID-19. (Foto: Difusión)
Julio Guzmán recordó que no realizó actividades de campaña por unas tres semanas por sufrir de COVID-19. (Foto: Difusión)

El candidato presidencial del Partido Morado, , consideró que uno de los motivos por los cuales ha bajado en las recientes encuestas sobre el respaldo para las elecciones del 11 de abril es por el descanso médico que tuvo por haber contraído el coronavirus (COVID-19) en las últimas semanas.

“He estado enfermo tres semanas, completamente inactivo y la candidata a la vicepresidencia, Flor Pablo, también”, indicó en referencia al tiempo que no realizó actividades de campaña ni participó en debates virtuales tras haber confirmado que había dado positivo para COVID-19 el pasado 22 de enero. El lunes 8 de febrero informó que se había recuperado de este virus.

En la más reciente encuesta entre preferencias electorales a la presidencia de Ipsos-El Comercio difundida el 15 de febrero, Julio Guzmán tuvo un descenso en su respaldo de 7% a un 4%, alejándose del grupo de postulantes a la presidencia que encabeza las preferencias. Mientras tanto, el Partido Morado mantiene su respaldo de 7% para candidatos al Congreso, número que no ha bajado a diferencia de su candidato a Palacio de Gobierno.

Al respecto, Julio Guzmán también atribuyó su descenso en los sondeos a la relación que hace la ciudadanía entre su postulación y la gestión del Ejecutivo a cargo de Francisco Sagasti, quien era su candidato a la segunda vicepresidencia hasta que asumió la presidencia de la República y fue excluido de la contienda por el JNE.

“Existe una percepción generalizada de un vínculo entre el Gobierno de transición y el Partido Morado, lo cual no es cierto, pero comprendemos que existe. Lamentablemente hay un efecto de arrastre entre el Gobierno y la popularidad de nuestro partido”, indicó.

También aseguró que se afecta su candidatura presidencial y no la de los postulantes al Congreso del Partido Morado porque la presidencia de Sagasti no se vincula a su agrupación política, sino en su persona como candidato presidencial.