Trome conversó con el analista político acerca del caótico panorama que se está viviendo en calles, plazas y carreteras, donde la población -cansada de las malas decisiones del gobierno y del constante obstruccionismo del Congreso- decidió salir a hacer sentir su voz de .

El Perú es un caos hoy en día, no tengo dudas. Si hablamos en lenguaje coloquial, muy a la peruana, diría que el Perú es un chongo. Ese caos es un desembalse de muchas cosas que han venido acumulándose en el pasado por un sistema político muy mal hecho, principalmente por la falta de un sistema de partidos por la corrupción, que nos ha llevado a la actual situación”, dijo a Trome el también director de Vox Populi.

LEE MÁS: Obispos del Perú: “La ausencia de liderazgo resulta preocupante y exige una inmediata solución”

Agregó: “Al no tener un sistema político con partidos sólidos, que manejen la agenda para el país, lo que ha primado es la improvisación. Creo que la corrupción, por un lado, ha generado, como el caso Odebrecht, una reacción popular que fue la búsqueda de una propuesta política antisistema, que finalmente encarnó Pedro Castillo y Perú Libre. Pero también es producto de la irresponsabilidad política de Keiko Fujimori. Ella fue la que le hizo la vida imposible a (Pedro Pablo) Kuczynski y desató las dificultades que vinieron luego”.

Consideró que, en estos momentos, “el país no tiene un rumbo. El gobierno es incapaz de encontrar una salida política a esto. La oposición no actúa de una manera orgánica y estructurada. En muchos casos, la oposición actúa en función de sus intereses. Claro que hay congresistas en alianza con el gobierno, que más parece que estuvieran cuidando sus intereses personales en lugar de cumplir una función pública correcta”.

MIRA TAMBIÉN: María del Carmen Alva: “Mi solidaridad con el cardenal Barreto ante inaceptables declaraciones de Aníbal Torres”

“De otro lado, el desprestigio del Congreso también contribuye a esta situación, porque también hay una reacción. No solo contra el Ejecutivo, sino contra el Legislativo. Lo peor de la actual situación política en el país es que los caminos de solución que se puedan plantear no son viables. Entonces no vemos ni tenemos a la vista una alternativa de solución, de salida de la crisis”, comentó.

Asimismo, señaló: ”Y junto a esto, hay cosas gravísimas, por un lado un enfrentamiento entre peruanos que yo diría es feroz, muy muy fuerte, y a la vez una incapacidad de mejora del aparato productivo, que se refleje en un crecimiento económico, en una recuperación del empleo, de disminuir el trabajo informal. No vemos nada de esto y también es grave que al gobierno no le importe lo que está pasando. Por el contrario, el gobierno alienta las protestas sociales y destruye la minería”.

“El país entra, o mejor dicho, está en una crisis de gobernabilidad muy profunda, sin solución a la vista. Lo de las nuevas elecciones es una posibilidad. Si todos los caminos se están cerrando, entonces las elecciones generales son una opción. No sabemos a ciencia cierta qué puede pasar con estas, pero lo menos se abre un camino”, acotó.

Recordó, además, que: “Así como Castillo, Toledo también perdió popularidad muy rápido, pero tenía ciertas alianzas, que mantenían activo el aparato productivo. Toledo encontró un país que estaba quebrado y logró una recuperación económica. Este gobierno es a la inversa: encuentra un país en bonanza económica y destruye la economía. Pero también las instituciones, los valores nacionales y no tienen nada de propuesta viable para el país”.