El presidente Pedro Castillo condenó el asesinato del alcalde de la provincia ayacuchana de La Mar. (Foto: Presidencia)
El presidente Pedro Castillo condenó el asesinato del alcalde de la provincia ayacuchana de La Mar. (Foto: Presidencia)

El presidente de la República, , condenó el , durante una emboscada ocurrida en la región Ayacucho.

Durante la ceremonia de entrega de dos helicópteros para la Policía Nacional del Perú, el mandatario envió sus condolencias a los familiares y al pueblo de La Mar, y calificó el crimen de “repudiable”.

“Quiero iniciar mi intervención condenando el asesinato de la provincia de La Mar, Ayacucho, señor Wilder Manyavilca Silva, actos totalmente repudiables que deberían ser investigados y sancionados de manera inmediata. Mis profundas condolencias a sus familiares y a su pueblo”, expresó.

“Asumió el compromiso con la elección unánime de su pueblo y hoy en día ha caído por haber enfrentado este flagelo tan triste con todos los recursos disponibles”, agregó Castillo Terrones.

El jefe de Estado también informó que ha dado instrucciones “claras y precisas” al Ministerio del Interior para investigar el asesinato del burgomaestre, enfatizando que en su Gobierno “ningún acto criminal quedará impune”.

“Vamos a condenar estos actos vengan de donde vengan. En este sentido, he dado instrucciones claras y precisas al Ministerio del Interior para que despliegue todo el personal necesario y que haga una exhaustiva investigación de manera inmediata y rápida que devuelva la tranquilidad a la familia y a los vecinos. En nuestro Gobierno ningún acto criminal quedará impune”, sentenció.

C07-castillo-alcalde
null null

Como se recuerda, desconocidos emboscaron y asesinaron a balazos al alcalde de la provincia de La Mar, Wilder Manyavilca Silva, y a su esposa Dunia Bustíos cuando viajaban en una camioneta, mientras que su jefe de imagen resultó herido.

El atentado ocurrió a las 10:30 a.m., en el paraje río Herjemayo, cerca de la comunidad La Palmas, en el distrito de Aina-San Francisco, provincia de La Mar, cuando el burgomaestre se dirigía a colocar la primera piedra de un local multiuso en la comunidad de Gloria Pata, en el distrito de Santa Rosa.