Viven en las aguas cercanas al polo norte (Foto: Pixabay)
Viven en las aguas cercanas al polo norte (Foto: Pixabay)

Sorpresa y hasta preocupación causó la presencia de una , o comúnmente llamada , en . Este mamífero, célebre por su característico color blanco y la propiedad de comunicarse a través de sonidos, es un habitante de las aguas ártica, por lo que su presencia en el mar galo causó intriga a propios y extraños.

Este animasl, de la especie de cetáceo odontoceto, habita en la región ártica y subártica; es decir, en los mares alrededor del polo Norte, por lo que su presencia en el río Sena es inusual y hasta contraproducente.

La temperatura de las aguas en las que viven van de 0° a 10° C, por lo que su presencia en este famoso río francés y en pleno verano europeo, con golpes de calor que hacen elevar la temperatura hasta bordear los 40° es prácticamente mortal.

Este ejemplar permaneció desde el 2 de agosto en dichas aguas, por lo que al ser rescatada este miércoles 10 de agosto, su condición de salud estaba gravemente comprometida -no podía ventilar adecuadamente-, por lo que en el camino a ser trasladada a su hábitat fue sacrificada.

“Durante el viaje, los veterinarios observaron un deterioro de su estado, sobre todo de su actividad respiratoria, y pudimos comprobar que el animal estaba en anoxia —es decir, insuficientemente ventilado—, por lo que este animal estaba sufriendo de forma evidente y decidimos que no tenía sentido liberarlo y por ello tuvimos que proceder a su eutanasia”, declaró Florence Ollivet-Courtois, veterinaria del servicio de bomberos y salvamento.

Los veterinarios esperaban que la ballena pudiera ser transportada a la región de Normandía y finalmente liberada en el mar. Según Reuters, pesaba unos 800 kilogramos, pero debería haber pesado unos 1200 kg.

En los últimos años, se han registrado muchas especies de mamíferos marinos en Francia, lejos de su hábitat principal. Las posibles razones podrían ser el estado de salud, la edad, el aislamiento social y las condiciones ambientales, entre otras, según el Observatorio Pelagis de Francia, especializado en el estudio de los mamíferos marinos.

¿CÓMO ES UNA BALLENA BLANCA O BELUGA?

De acuerdo con la web de Alliance of Marine Mammal Parks and Aquariums (AMMPA), la ballena blanca o beluga macho mide entre 3.7 y 4.6 metros de largo, con un peso de 735 a mil 134 kilogramos; mientras que las hembras miden de 3.4 a 4 metros de longitud y pesan de 499 a 907 kilos.

Las belugas suelen vivir en pequeños grupos, debido a que, como otros cetáceos, son animales sociales y comunicadores vocales que emplean un lenguaje distintivo de chasquidos, silbidos y repiqueteos. Además, pueden imitar diversos sonidos de otro tipo.

Una de sus características particulares es que las belugas no tienen aleta dorsal, lo que les permite nadar cerca del hielo, algo que abunda en el ártico.

La mayor parte de las belugas habitan el Ártico, y los mares y costas adyacentes de Alaska (Estados Unidos), Canadá, Rusia y Groenlandia (Dinamarca); su población mundial se estima en 150 000 ejemplares.

(Infografía: AFP)
(Infografía: AFP)

COMPORTAMIENTO DE LAS BALLENAS BLANCAS O BELUGAS

La beluga se alimenta de peces, crustáceos y gusanos. Además, es necesario precisar que esta especie está emparentada con el narval, pero no guarda ninguna relación con el esturión del mismo nombre, que ha sido objeto de pesca intensiva por su famoso caviar.

En general, las belugas cazan de modo que se requiera el menor gasto energético para la obtención de las mayores recompensas nutricionales. Su éxito de caza es mayor cuando se alimentan de grandes bancos de peces o de presas que se encuentran en grandes concentraciones.

El ciclo reproductivo de la beluga es estacional, aunque existe una ligera variabilidad entre diferentes regiones geográficas. La mayor parte del ciclo ocurre desde abril a mayo, aunque en algunas áreas la temporada de reproducción puede comenzar ya en febrero y no concluye hasta finales de junio

En su hábitat natural, la gestación varía entre 14 y 14 meses y medio en la mayoría de las áreas. No obstante, estudios sobre belugas en zoológicos y acuarios han demostrado que el período de gestación oscila entre 15 a 16 meses aproximadamente.