Hay que tener mucho cuidado con las mordeduras caninas.
Hay que tener mucho cuidado con las mordeduras caninas.

“En las últimas semanas se ha registrado un incremento considerable de mordeduras de mascotas a niños menores de cuatro años, durante este tiempo se han atendido a seis pacientes con este tipo de accidentes severos, los cuales han necesitado ingresar a sala de operaciones para la reconstrucción de rostro”, indicó el doctor Rubén Huamaní, jefe del servicio de Cirugía Plástica y Quemados del .

Este aumento se ha presentado desde los últimos tres meses, donde los niños fueron atendidos inicialmente por emergencia y luego debido a la gravedad de las heridas fueron trasladados al centro quirúrgico para un tratamiento quirúrgico en el rostro.

LEE: Educación: Universidades top participarán en feria virtual del Pronabec

En años anteriores se recibía hasta tres casos complejos que requerían atención especializada por año. El doctor Huamaní explicó: “No estamos preparados para tener este tipo de animales en casa, no sabemos cómo convivir con ellos, los cuales requieren un trato especial, es muy posible que los animales también se sientan estresados respondiendo a cualquier estímulo humano con agresiones… Casi la totalidad de los pacientes atendidos han sido mordidos por perros conocidos, en casa, o cuando van de visita a algún familiar, las agresiones incluyen varias áreas de la cara inclusive hasta la mucosa de la boca”.

Cabe indicar que muchos de estos pacientes llegan con ocho a dieciséis horas después de la mordedura, a veces días, sobre todo los de provincias, las heridas contaminadas por la boca del animal es un caldo de cultivo para muchos gérmenes, por el tiempo de atención incrementa el riesgo de infección, al momento de morder traspasa a la herida y el principal riesgo es que se infecte, al ocurrir esto requiere una atención rápida para poder limitar ese riesgo de contaminación y realizar la reconstrucción de acuerdo a las posibilidades.

CASO GRAVE

El caso más grave se trata de una niña de 8 años que fue mordida por su propio perro de raza pitbull en la periferia de la boca, lo que le produjo una lesión peribucal y necesitó un colgajo. Fue bastante severo de, aproximadamente, 10 centímetros de longitud y que atravesaba tanto la piel llegando a la mucosa de la boca. La pequeña fue atendida por cirujanos pediatras de emergencia coordinando con el servicio de Cirugía Plástica.

El INSN ha tomado las precauciones del caso con el Servicio de Epidemiología para descartar la posibilidad de rabia, en algunos pacientes se ha iniciado la aplicación de vacuna para evitar el riesgo que puedan tener. De acuerdo a la edad, se les aplica la antitetánica si no tiene ningún refuerzo a la edad respectiva. También reciben diferentes antibióticos, analgésicos y el tratamiento quirúrgico que en este caso es fundamental

Recuerde que lo primero que se hace en caso un animal lo muerda, es lavar bien la herida con agua y jabón, luego acudir al centro de salud más cercano y si el caso es de mayor gravedad, referirlo a un hospital o nosocomio.

TAMBIÉN: MTPE: Se han registrado más de 600 denuncias por hostigamiento sexual laboral