Comiendo saludablemente fortalecemos nuestro sistema inmune.
Comiendo saludablemente fortalecemos nuestro sistema inmune.

Preste mucha atención. Nuestro sistema inmunológico trabaja las 24 horas al día para mantenernos saludables y apoyarnos en la recuperación cuando aparece alguna enfermedad, pero no puede tener éxito por sí solo. Este requiere de nutrientes claves para generar anticuerpos, proteínas y enzimas protectoras para mantenerlo funcionando.

De acuerdo con inmunólogos y nutricionistas, la mejor manera de obtener estos nutrientes claves es a partir de alimentos que apoyan el sistema inmune como parte de una dieta balanceada.

LEE: Nutrición: 4 alimentos claves que no deben faltar en la comida de los niños

¿Cuáles son los nutrientes prioritarios que tu sistema inmune necesita? ¿Cómo te ayudan a mantenerte saludable? La doctora María Isabel Vera, gerente médico en Abbott, responde:

• Vitamina D: ayuda a activar las células inmunes y a regular de manera apropiada su función, es crítica para la inmunidad innata. El salmóniv es una de las mejores fuentes naturales de este nutriente.

Otras fuentes de vitamina D son los pescados como la trucha y el atún, leche fortificada y jugo de naranja.

La mejor fuente para obtener vitamina D es la exposición solar, unos 20 a 30 minutos al día, aprovechemos al máximo los días soleados del verano pues, aunque en todas las estaciones se absorben los rayos solares, es más difícil en el otoño e invierno.

• Vitamina E: mantiene las membranas celulares saludables para que puedan ayudar a proteger el cuerpo contra sustancias extrañas.

Algunas fuentes de vitamina E son semillas de girasol, aceite de cártamo, avellana y cacahuates.

• Vitamina A: es un nutriente clave para mantener saludable nuestra piel y el revestimiento de nuestro tracto respiratorio y digestivo, apoya en la producción de factores de regulación inmune como las citocinas.

Los pimientos, espinaca, zanahorias, melón y la leche fortificada son fuentes de vitamina A.

• Zinc: es crucial tanto para el sistema inmune innato como para el adquirido y ayuda a la cicatrización de heridas. La carne magra tiene mucho zinc. Otras fuentes son las ostras, el cangrejo, el cerdo o los frijoles.

• Proteína: es un componente importante para los anticuerpos y las células inmunes y favorece la cicatrización de heridas.

Algunas fuentes de proteína son pechuga de pollo, carne de res, cerdo, frijoles y legumbres, huevos y productos lácteos bajos en grasa, como leche, queso y yogurt.

• Vitamina C: construye piel y tejidos sanos para resistir la entrada de bacterias y otros gérmenes. Los pimientos rojos están llenos de este nutriente.

Otras fuentes de vitamina C son naranjas, uvas, kiwi, brócoli, pitahaya o camu-camu.

TAMBIÉN: Educación: Claves para estudiar con éxito en plena pandemia del Covid-19