Inquilinos morosos deben cinco años de alquiler y se llevan hasta las puertas
Inquilinos morosos deben cinco años de alquiler y se llevan hasta las puertas

TERRIBLE. Henry Muro se llenó de indignación al encontrar la casa en la que había crecido con su familia completamente destrozada. El hombre alquiló el inmueble de San Borja a una pareja, quienes pusieron una clínica geriátrica sin autorización municipal y se negaron a pagarle durante los últimos cinco años.

MIRA: Parque de la Exposición: largas colas, aglomeración y malestar de personas en reinicio de vacunación | FOTOS

Todo comenzó en 2014, cuando el propietario alquiló la casa, de siete habitaciones y cuatro baños, a César Crispín Zevallos y su pareja, Gladys Aparicio Yrala. Sin permiso del dueño ni de la municipalidad, montaron una clínica para adultos mayores.

Los inquilinos morosos recibieron varias multas y hasta denuncias policiales por parte de los vecinos, que alegaban una plaga de ratas en la vivienda. Es por ello que la Municipalidad de San Borja colocó un cartel fuera del inmueble donde advertían que no tenían licencia para operar.

Según el propietario, que ya pudo recuperar el inmueble, aún le adeudan cinco años de renta y siete de arbitrios. Además, denuncia que se tumbaron parte de la casa para instalar cuartos y que se robaron varios de los acabados.

MIRA: Cortos peruanos sobre el medio ambiente participan en concurso de Mocicc

“Se han llevado hasta los marcos de las ventanas, los zócalos de los focos, las puertas y dejó la casa llena de roedores”, dijo la víctima de los inquilinos morosos.

Asimismo, aseguró que por la plaga de ratas tuvo que tumbar todos los techos, ya que los roedores se pasaban a las viviendas vecinas. Según su testimonio, tendrá que gastar al menos 250 mil dólares para reparar su propiedad.



tags relacionadas