Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

San Juan de Lurigancho: familiares de niña asesinada exigen pena de muerte para el criminal

El caso de la menor asesinada en  San Juan de Lurigancho sigue indignando a los peruanos. 

Niña calcinada
Niña calcinada
Niña calcinada
Sospechoso crimen niña calcinada
Sospechoso crimen niña calcinada
Sospechoso crimen niña calcinada

¡Criminal! Un drogadicto, con antecedentes por agresión sexual, es el principal sospechoso del crimen de Jimenita, de 11 años de edad, tras descubrirse un video donde se observa que se la lleva en una bicicleta. Horas después, la policía allanó el cuarto que alquilaba a pocos metros del lugar donde se abandonó y quemó el cuerpo de la víctima, en San Juan de Lurigancho.

“Nosotros tuvimos que buscar todo porque la policía no nos ayudó. Hemos tocado puerta por puerta y los vecinos se solidarizaron con nosotros, tan es así que nos dieron videos donde se ven imágenes que ayudan para descubrir al asesino”, afirmó Jorge Vellaneda Ambrosio (48), papá de la víctima.

En el video se registró cómo Jimena salió sola, a las 10:06 de la mañana del jueves, de la comisaría de Canto Rey, ubicada en el jirón Río Ucayali S/N, luego dobla por el jirón Río Apurímac, donde se aprecia que un misterioso hombre con gorra la persigue.
Después se observa que el mismo sujeto se la lleva en una bicicleta de color crema, y allí los parientes y vecinos pudieron identificar al individuo como César Alva Mendoza (37), a quien conocen como un consumidor de drogas y que frecuentaba la estación policial, donde la menor acudía a un taller de vacaciones útiles.

LO BUSCAN
Posteriormente, los detectives de la Dirincri se dirigieron a la dirección que aparecía en su DNI. “Allí se encontró a la madre de los hijos del acusado, la que llevó a la policía a la casa de la Mz. L, lote 21, de la urbanización San Gabriel, donde el sospechoso rentaba un cuarto en el segundo piso. En dicho lugar se halló su celular, otras pertenencias y la bicicleta. Pero lo más resaltante es que la vivienda estaba a solo unos metros del lugar donde se descubrió el cadáver de la víctima”, explicó un agente.

Video: Perú21

MOTOTAXI
Por otro lado, vecinos contaron a la policía que la noche del jueves vieron un mototaxi rojo que merodeaba la zona. “Se percataron de que el vehículo llevaba un bulto. Eran como las 10 de la noche y la moto entró a un ‘canchón’, donde un hombre intentó bajar un costal, pero aparecieron varios muchachos y se fue”, recordó una vecina.

A las 4:20 de la madrugada del viernes, otro morador vio que el mismo vehículo se estacionó frente al inmueble de la Mz. L y un hombre arrojó el paquete y le prendió fuego. “Una mujer le gritó ‘apura, déjala ahí’ y huyeron”, contó el testigo.

Horas después se confirmó que se trataba del cuerpo de la niña, quien fue reportada como desaparecida por sus padres, la tarde del último jueves.

San Juan de Lurigancho

NECROPSIA
Por otro lado, se conoció que en la necropsia del día 2 de febrero se determinó que la causa de muerte de la escolar de 11 años fue: ‘Estrangulación. Agente causante: elemento constrictor”.

En el documento del Instituto de Medicina Legal no se indica si hubo violación, pero la víctima presentaba quemaduras en el rostro, el cuerpo y los pies, así como hematomas y excoriaciones en los miembros.

El pedido de justicia de los familiares de la pequeña asesinada llega desde San Juan de Lurigancho.

PENA DE MUERTE
¡Mátenlo... Pena de muerte para el criminal!”, gritaron desesperados los familiares de la menor asesinada, cuando su féretro fue llevado hasta la comisaría de Canto Rey, donde acudió por un taller de vacaciones útiles.

El ataúd blanco con los restos de la niña salió de su casa en la Mz. D, del jirón Río Tumbes, seguido por cientos de personas.

EN COMISARÍA
Luego, el cortejo fúnebre llegó a la estación policial, donde se colocó un piquete de seguridad y una reja metálica. “Queremos justicia y que se vayan estos malos policías”, gritaban los familiares.

“¡Pena de muerte para ese maldito! ¡No merece vivir! ¡Ojalá que no lo suelten cuando lo atrapen!”, demandaban los deudos a gritos.
Luego, el féretro fue colocado en una carroza y trasladado a un camposanto de Huachipa, donde fue sepultado.

CONDENA
Por su parte, la premier Mercedes Aráoz condenó la muerte de la menor. “No vamos a permitir esto, apoyaremos al Ministerio Publico para que haya una adecuada sanción”, enfatizó.

Cargando siguiente contenido

Portada