Impidieron que ocurriese una tragedia con una rápida respuesta. Agentes del Serenazgo de trasladaron de emergencia a una madre que solicitó ayuda para su hijo de solo un año, quien por descuido había tomado lejía. El menor y su progenitora abordaron una unidad móvil de la Gerencia de Seguridad Ciudadana del distrito y fue llevado rápidamente al hospital Casimiro Ulloa.

Oriani Obispo Pinto, de nacionalidad venezolana, se acercó con su pequeño al sereno Freddy Ramírez en la cuadra 22 del jirón Morro Solar. El pequeño permanecía inmóvil entre sus brazos. El agente edil reportó a base y un patrullero municipal con una policía a bordo llegó para certificar.

“La mujer se me acercó con su prima. Dijo que su hijo había tomado lejía de una botella pero no bajo qué circunstancias. Alerté a base. Inmediatamente se dispuso su traslado. Tuvimos que meternos en contra en varias calles”, explicó Ramírez.

El paciente fue llevado primero a una clínica en la Bolichera. Sin embargo, en este centro médico se le negó la atención debido a que carecía de los equipos para efectuar el servicio de lavado gástrico. Los serenos optaron por llevarlos al hospital Casimiro Ulloa.

El Centro de Control de Operaciones de Surco realizó las coordinaciones para apoyar a la comitiva. Con ayuda de un agente motorizado del Serenazgo de Surco, la ciudadana venezolana finalmente recibió la atención para su hijo.

VIDEO RECOMENDADO

Asalto en combi deja un pasajero fallecido

TE PUEDE INTERESAR: