Fernando Carbone presidió la comisión sectorial investigadora de la aplicación anticipada de la vacuna contra el COVID-19. (Foto: Minsa)
Fernando Carbone presidió la comisión sectorial investigadora de la aplicación anticipada de la vacuna contra el COVID-19. (Foto: Minsa)

El presidente de la comisión sectorial investigadora de la aplicación anticipada de la vacuna contra el COVID-19, Fernando Carbone, aclaró que serán las autoridades las que definirán si se sanciona a los 101 personas que fueron beneficiados con las vacunas adicionales contra el COVID-19 enviadas por el laboratorio Sinopharm. Recordó que esta cifra está dentro de las 470 que fueron inmunizados fuera del ensayo clínico, según la lista entregada por la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

En entrevista con el programa , detalló que de estas 101 personas 54 están relacionadas con los ministerios de Salud (49) y de Relaciones Exteriores (5). Asimismo, se detectó que 18 personas “invitadas” no guardan relación con alguna de estas dos carteras ministeriales y otras 29 pertenecen al entorno de los investigadores, pero no forman parte de la investigación sobre la vacuna.

“En esta lista hay religiosos y otras personas que las instancias correspondientes tendrán que indagar por qué se les ofreció la vacuna candidata y preguntarles por qué las aceptaron”, señaló Carbone.

Las otras 369 personas que conforman el listado “pertenecen a los equipos de investigadores de las universidades Cayetano Heredia y Mayor de San Marcos, dijo Carbone.

El también exministro de Salud recordó que las funciones de la comisión que presidió enmarcaban el área de la investigación solo dentro del sector Salud y no incluía establecer sanciones al respecto. Por ello se han establecido 13 recomendaciones en las que se pide la actuación de diversos organismos.

“A ellos les corresponde calificar, identificar la naturaleza de lo obrado y ver si es que no estuvo bien. En ese caso, deberán señalar si hay una sanción”, manifestó.

Con respecto a las 3.200 dosis de vacunas que ingresaron al país fuera de las destinadas a los ensayos clínicos, indicó que los responsables de estos consultaron a los integrantes del equipo si estaban dispuestos a recibirlas y varios aceptaron y otros no.

Señaló que doctor Germán Málaga, junto a los investigadores patrocinadores del estudio en la universidad Cayetano Heredia, Javier Bustos y Hugo García, “conversaron sobre la posibilidad de ofrecer la vacuna en concurso en estudio a otras personas”.

Fue así que se les pidió a los representantes del Ministerio de Salud y de Relaciones Exteriores (Carlos Castillo y Jorge Jarama, respectivamente) “que identificaran personas que debían recibir la vacuna”, pese a no conformar el equipo de investigación. Respecto al suministro de la vacuna a esos individuos vulnera lo establecido en el reglamento de ensayos clínicos, admitió Carbone.

El funcionario informó además que en la Cayetano Heredia continúan inmovilizadas 803 dosis de vacunas candidatas que no fueron usadas. En la San Marcos hay 58, añadió.