Ventanilla: camión ladrillero se despistó, mató a tres personas
Ventanilla: camión ladrillero se despistó, mató a tres personas

La empinada y peligrosa avenida Cusco, en el distrito chalaco de , donde antes ocurrieron tragedias vehiculares, la tarde de ayer volvió a ser escenario de otro terrible accidente que acabó de forma horrible con la vida de tres personas.

Un viejo camión cargado de ladrillos, en el cruce con la avenida Trujillo, descendió en sentido contrario sin control y a toda velocidad, aplastando a un mototaxi ocupado solo por su conductor y luego a dos mujeres cuando cruzaban la pista. Los tres murieron y sus cuerpos quedaron en la calle.

Ventanilla: camión ladrillero se despistó y mató a tres personas TROME ( Video: América TV)
Ventanilla: camión ladrillero se despistó y mató a tres personas TROME ( Video: América TV)

Fueron identificados como Pedro Luis Huancaya Anglas (29) y Lilia Merino Morales (41), quien estaba con su suegra Tereza Solís Gómez (60).

El vehículo menor de Huancaya quedó destrozado. Otra persona, Jacinto Janampa Angulo (56) , quedó grave.

Ventanilla: camión ladrillero se despistó y mató a tres personas
Ventanilla: camión ladrillero se despistó y mató a tres personas

LLANTAS VOLARON

Según versión de los testigos, el camión iba a gran velocidad por la avenida Cusco. “Los mototaxis empezaron a esquivarlo, pero mató a un mototaxista y a dos mujeres. Al final, las llantas delanteras se salieron y el camión acabó frente a la puerta de un colegio”, dijo un vecino.

La policía investiga si el chofer del camión saltó cuando el vehículo descendía sin control, pues no se le encontró.

“Nadie se dio cuenta en qué momento se fue el chofer”, señaló un mototaxista.

SEPA QUE....

En febrero del año pasado, otro fatal accidente muy cerca del ocurrido ayer causó la muerte de dos personas y dejó más de diez heridos, luego de que un vehículo de transporte público impactó contra un mototaxi.

Esa vez señalaron que el chofer del bus iba a alta velocidad. Los vecinos han pedido que se pongan semáforos en la zona, pero siguen sin recibir respuesta de las autoridades. “¿Cuántas personas más deben morir para que nos hagan caso?”, se preguntó llorando una vecina.