Cocinero denunció secuestro de su hija, pero policía sospecha que miente porque no puede pagar pensión de la menor

Durante las investigaciones los detectives de Huancayo descubrieron que padre de familia entró en contradicciones sobre el paradero de su hija de solo seis meses de nacida.

Por: Regionales Trome

El cocinero Giancarlo Fernando Guillén Rottuers (32), quien denunció el secuestro de su bebé de seis meses de nacida que, según él, fue perpetrado por un contratista, en el distrito de San Jerónimo de Tunán, en Huancayo, habría engañado a la policía pues cayó en contradicciones.

Los detectives de Huancayo presumen que este padre de familia 
engañó a la autoridad porque no puede pagar la pensión alimenticia de la infante.

Tras las denuncia, la policía de Huancayo inició un operativo de búsqueda de la bebé y comunicó el hecho a División de Secuestros de la Dirincri en Lima. Y solicitó la geolocalización por GPS del celular del contratista, Miguel Ángel Pérez Martínez (55), quien, supuestamente, tendría a la bebé.

Posteriormente, el contratista fue entrevistado por los detectives de Huancayo, a quienes habría entregado pruebas que demuestran su inocencia sobre esta acusación.

Al ser interrogado nuevamente, el cocinero volvió a contradecirse y dijo que la madre de su hija había fallecido hace cinco meses, víctima de una enfermedad, en Huancayo. La policía descubrió que la mujer ingresó a sus redes sociales en agosto último.

Seguidamente, la policía de Huancayo se contactó con sus familiares, quienes indicaron que la bebé se encuentra con su mamá, en el distrito San Juan de Lurigancho, en Lima y que el cocinero no pagaba la pensión de alimentos desde hace varios meses.

La policía continúa con las investigaciones para determinar si la bebé se encuentra sana y salva.

Guillén Rottuers denunció el sábado 8 que su bebé fue plagiada por este contratista y su esposa de nombre Rosa. Según el cocinero, tras llegar a Huancayo con la infante procedentes de Lima, bebió licor con ellos en el interior de un auto Toyota Yaris rojo, frente a una entidad bancaria en San Jerónimo de Tunán, en la Carretera Central.

También, el cocinero dijo a la policía, que la reunión fue para firmar un contrato de trabajo en el comedor de la mina San Vicente, en Chanchamayo.

Y agregó que, la pareja lo 'pepeo' con un somnífero. Y luego,  apareció tirado en una calle del distrito de Chilca, a unos 10 kilómetros de donde bebía, en Huancayo.