Si cometemos los mismos errores sonsos en salida contra Alemania, nos venimos con la canasta llena

El Bombardero te trae lo ultimito de la pelotita dentro y fuera de la cancha.

Por: Redacción Trome

Del saque somos carnecita... Se viene Alemania, que es cien veces más equipo que Holanda. Será un examen exigente y allí veré quiénes están hechos para las grandes batallas y Eliminatorias. Chocaremos con una selección que ha ganado cuatro mundiales y tres Eurocopas. Es un gran privilegio. Pero, por siaca, si cometemos los mismos errores sonsos en salida como el jueves, nos venimos con la canasta llena. En el equipo de Joachim Löw hay 14 que jugaron en Rusia 2018 y todos militan en clubes top. No hay pan con relleno y camote ni chistosos. Sí, señores...

Ya me contaron que el ‘Amigo de Marco Antonio’ metió el tango de que al nuevo técnico del puerto lo recomendó el ‘Hombrecito’, pero en verdad todo es un negociazo que hizo con el ‘Conejo gordo’. Entre ambos se han repartido la torta, mientras que el ‘parrillero’ cobra un sencillo y se lo reparte con su comando técnico. Y también está metido en la colada el periodista que soltó la bomba del doping del jugador más querido del Perú. Ha chapado su tajada. Qué feo...

Así que el volante que se ‘cruza’ cuando juega no se resigna a perder a la ‘Solcito’. Se averiguó el nuevo ‘wasap’ de la ‘guerrera’ y le escribió dos días, pero la respuesta fue clarita: ‘No molestes más’. El chancadito es enfermito, mañosito. Es ‘loco baño’ en los tonos. Ayayayay...

Hay un Runrún de que ‘Pituquito’ estuvo mandando regalitos a una muchachita del paradero 8 de Las Flores, en San Juan de Lurigancho. Cuentan que tuvieron una historia romántica hace un año, terminaron y ahora ha vuelto con todo y se porta como todo un caballerito. Es el ‘maicito’ de los hombres. Después del objetivo sale lo patán. Rexuxa...

El que anda haciendo de las suyas, en el ‘Ombligo del mundo’, es un zambito al que le encanta ofrecer visa a las cantantes cubanas. Ahora apunta a europeas y ya tiene una colorada de los ‘Países Bajos’, que le da cariñito y, para no hacer roche en casita, avisa que hay un almuerzo de confraternidad. Plop... Me voy, soy fuga.