Jergas de jueces corruptos

En esta columna, el Búho trata sobre las jergas que utilizaban 'Los Cuellos Blancos del Puerto' para comunicarse.

'Los Limpios' tenían sus propias jergas.

Por: Redacción Trome

Este Búho comparte la indignación ciudadana. Tengo en mis manos el informe que la valiente fiscal anticorrupción del Callao, Sandra Castro, le envió al exfiscal de la Nación, Pablo Sánchez, sobre la investigación realizada a la red criminal ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’.

Allí, con el valioso testimonio de dos colaboradores eficaces se establece no solo el tipo de organización criminal que estaba liderada por ‘el cerebro del mal’ César Hinostroza Pariachi, también se señala que su misión era lograr copar los máximos cargos tanto en el Ministerio Público como en el Poder Judicial, para que puedan blindar todas las actividades ilícitas de la organización, que cobraba millonarias ‘coimas’ a empresarios con problemas judiciales, a narcotraficantes, sicarios y hasta políticos salpicados por lavado de activos.

El colaborador eficaz sostiene que Keiko Fujimori es la tristemente célebre ‘señora K’. Es curioso que cuando se hizo pública esta revelación, César Hinostroza haya roto su silencio y señalara que la ‘señora K’ ¡¡era el congresista fujimorista Miguel ‘Miki’ Torres!! Es increíble cómo el fujimorista puede dejar que mancillen su condición de varón con tal de ‘blindar a su jefa’.

Esa argucia se desbarata cuando en un audio anterior, Hinostroza habla con ‘Toñito’ Camayo y le pide una reunión con ‘tu amigo Miki Torres’, para que su hija, estudiante de Derecho, haga sus prácticas en el ‘Estudio Torres y Torres Lara’, que fundara el padre del legislador. En ningún momento se refirió a ‘Miki’ como la ‘señora K’. Pero ese informe de la fiscal no solo señala que en la red criminal se encuentran funcionarios del más alto nivel del Ministerio Público y el Poder Judicial. Incluye en la lista al mismísimo fiscal de la Nación, Pedro Chávarry. Increíble.

Ya en los ‘audios de la vergüenza’ se escucha cómo Hinostroza le ordenaba asistir a un almuerzo con ‘periodistas amigos’, que iban a apoyar su candidatura. A la postre fue elegido. Poco le faltaba a Chávarry, que le decía ‘ya hermano’ a Hinostroza, mencionar ‘¡chicheñó!’.

A pesar de este gravísimo cuestionamiento, Chávarry se empecina en atornillarse en el cargo, cuando la gran mayoría de peruanos exige su renuncia y que todas las bancadas del Congreso -menos el fujimorismo y el Apra- han pedido formalmente que dé un paso al costado. Pero él sigue confiando en el ‘blindaje’ de la ‘señora K’ y el fujimorismo. Qué vergüenza que la principal autoridad del Ministerio Público sea incluido en una investigación como integrante de una organización criminal con un lenguaje patibulario, que no se diferenciaba en nada del lenguaje lumpen de ‘Caracol’, ‘Renzito’ o ‘Tony Montana’.

Aquí una lista de la jerga que utilizaban ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’ para encubrir sus actividades delictivas. Palabras del diccionario universal de la mafia y la corrupción:

Verdecitos: dólares.
Libros: Cien soles.
Cuadernos: Cincuenta soles.
‘Luca gringa’: Mil dólares.
‘Luca chola’: Mil soles.
‘Naranjas’: Botellas de whisky.
‘Tesis’: Expedientes.
‘Toñito’:
Antonio Camayo (Iza Motors).
‘El gordito’: Edwin Oviedo.
‘Tamales’: Dinero.
Calendarios nacionales: Soles.
‘Jefe’: Walter Ríos.
‘Grandazo’: Iván Noguera (consejero).
‘Pájaro’: Guido Aguila (consejero).
‘Chino’: Óscar Peña (empresario pesquero).
‘Rico McPato’: Mario Mendoza (empresario).
‘Proyectil’:
Resoluciones armadas para sus ‘clientes’.
‘Profesor’: A quien se le va a ‘ayudar’.
‘Caballito’: Enrique Vidal (periodista).
Ayuda memoria: USB.
‘Chimbo’: Celular alterno por donde se habla de lo negociado.
Central de teléfono: Cambiar versiones de las conversaciones ilícitas.
Punto: Sitio acordado donde será el encuentro.
Apago el televisor.