Alerta por 'Monstruos'

La Seño María y el fotógrafo Gary nos brindan las recomendaciones para evitar que nuestros hijos sean víctimas de los peligrosos pedófilos.

Sigue estos consejos para evitar que tus hijos sean víctimas de uno de estos monstruos.

Por: Redacción Trome

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por una sopita a la minuta y un arroz con pollo con ensalada fresca. Para la sed se pidió media jarrita de emoliente con linaza. “María, muchos escolares son matriculados, en sus ratos libres o fines de semana, en distintos cursos para que aprovechen el tiempo y no se pasen horas frente al televisor, el smartphone o la computadora. Llevan clases de fútbol, vóley, karate, pintura, cerámica, marinera, guitarra, inglés, matemáticas y otros más. Pero en estos tiempos hay que ser muy cuidadosos en todo. No podemos ser confiados con nadie.

Les comento esto porque un miserable entrenador de una academia de fútbol en el Rímac, Jorge Luis García Pinillos, es acusado de ultrajar a un chico de 12 años. Obviamente, la mayoría de profesores de cursos vacacionales son personas serias y honestas. Pero hay un grupo de ‘monstruos’ que se camufla entre los maestros de verdad para malograrle la vida a los pequeños.

No debemos olvidar que el pederasta es una persona muy hábil para engañar, manipular y estar siempre cerca de los más pequeños. Por eso, muchos eligen carreras que les permitan mantener contacto directo con los niños. Entonces, debemos conocer bien a las personas en cuyas manos pensamos dejar a nuestros hijos. Tampoco dejarlos solos. Los pederastas están al acecho permanentemente, viendo qué niños son cuidados de cerca por sus padres o tutores, y cuáles no reciben tanta atención. Para evitar que a nuestros hijos una bestia les malogre la vida, les damos algunas sugerencias:

- Mira con quién dejas a tu hijo. La mayoría de abusos son cuando el menor está a solas con un adulto.

- El abusador busca hacer amistad con su víctima y así logra estar a solas con él o ella.

- Cuando dejes a tu niño a solas con otra persona, adulta o adolescente, procura que puedan ser observados.

- Enséñale con el ejemplo. Evita, en lo posible, estar a solas con un menor que no sea tu hijo.

- Controla lo que hace en Internet.

- Si lo inscribes en una actividad deportiva, campamento, paseo o algo parecido, averigua qué tipo de responsabilidad y preparación tienen los monitores para prevenir, identificar y reaccionar frente a un posible abuso sexual de y a menores.

- Habla con tu hijo cuando regrese de alguna actividad en donde haya habido adultos. Fíjate en su estado de ánimo y mira si puede contarte con desenvoltura cómo pasaron el tiempo”. Qué buenos consejos. Hay que estar muy alertas. Me voy, cuídense.